Arte Exposición

Ruido, los nuevos códigos vitales de Jesús Zurita

  • La galería Sandunga acoge el último trabajo del joven pintor, una muestra de nueve piezas de gran escala que combinan la ilustración y el cómic con el paisaje

La abstracción llega de la mano del pintor Jesús Zurita en su nueva obra, Ruido, una colección de nueve piezas que combinan la ilustración con el cómic y los paisajes para convertir el lienzo en un mar de sensaciones. Tres años de trabajo y una obra sublime es lo que acoge desde ayer la galería Sandunga, una muestra de cuadros de grandes dimensiones que se podrá visitar hasta el mes de marzo.

Ruido es el título que ha otorgado Jesús Zurita a su última creación, un "sentido" que aúna toda la obra: "Sirve para matizar el desorden no jerarquizado de una misma naturaleza. No intento describir la exposición sino añadir un elemento estético más". El trabajo del joven pintor consiste en un entramado de elementos que conjuga sobre un lienzo para ofrecer una nueva visión, una reconstrucción de la realidad. A partir del cómic y la ilustración, dos técnicas con las que inició su trayectoria artística, narra una historia que adopta al paisaje como un elemento activo que lleva la carga emocional y formal del cuadro y somete la jerarquía en el trabajo. Es en Ruido donde se ha planteado introducir el paisaje no como un escenario sobre el que reposan el resto de los objetos sino como el soporte de la obra.

La búsqueda de nuevos "códigos vitales" ha llevado al artista a introducir el paisaje como medio para desarrollar las claves su obra. El autor confiesa que siempre se sintió interesado por esta técnica pictórica pero hasta el momento lo concebía como un concepto muy lejano. Grandes paisajistas como Fiergi le han servido como modelo y figura ante la que siente gran devoción.

La exposición recoge una serie de "direcciones abiertas" que cosifican los últimos tres años de su obra. La figuración sigue estando presente en el trabajo del artista; introducir "referencias figutarivas humanoides" significa afrontarse directamente uno de los miedos del artista. En trabajos anteriores su labor de composición se basaba en "relacionar elementos formales bidimendionales planos y geométricos con otros de referencia orgánica como figuras humanas antropomorfas". Ahora se ha visto con la necesidad de hacer uso de la figuración como algo directo, "aunque a veces aparezca deformada".

La confluencia de conceptos, que emergen en las creaciones del artista, tienen el objetivo de aportar unas claves de "dirección abierta" para que el público cree sus propias conclusiones. "No se trata de crear una sensación", confiesa Zurita, "los cuadros son mecanismos, sus partes se relacionan en un todo y en su conjunto funcionan". Uno de los criterios básicos que se propone el artista a la hora de componer el cuadro es que éste tenga presencia y pulso y le aporte claves que previamente no se plantea el creador. El objetivo del artista es crear un aparato que sea funcional que le sirva como experiencia estética: "Se trata de abordar nuevas claves para no caer en los mismos".

Zurita busca la atemporalidad en su trabajo, "en un estado abierto permanente"; "una obra que genere constantemente emociones y reflexiones". Todo lo contrario a "las tesis panfletarias que se acaban y terminan en ellas mismas". Sus creaciones persiguen así espectros amplios que no estén sujetos a una sensacion determinada.

Hay un denominador común en la obra del artista: "el desasosiego, lo turbio y lo oscuro que están ligados a lo orgánico y a veces a lo violento". Todo, sin cargar las tintas en un dramatismo innecesario ni melodramas excesivos. Confiesa, además, que recurre al concepto estético de lo sublime porque le resulta "cómodo" para crear posibilidades varias en el lienzo.

El cuadro es el resultado de un proceso de depuración de ideas que combina y reformula hasta hallar su lugar en la superficie del lienzo. La labor de confección de su obra deriva de un estudio y ejecución de ideas que plasma a base de materiales tradicionales como son los acrílicos o el carboncillo. La técnica que utiliza Zurita es muy variada. Actualmente apuesta por métodos sencillos después de haber adoptado como esencia en trabajos anteriores la fotografía o materiales como el terciopelo. El trabajo de Zurita redunda un proceso tan sencillo como el vivir y tan complejo como"todas las idas y venidas que tiene la evolución de sus recursos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios