Sacromonte Films, un islote en la ciudad

  • José Sánchez Montes, coproductor de 'La Isla Mínima', la única presencia granadina en la lista de ganadores

La Isla Mínima, coproducida por la empresa granadina Sacromonte Films, llegaba a los Goya después de arrasar en los premios Feroz, el equivalente español a los Globos de Oro, lo que le otorgaba cierta ventaja con El Niño, una producción de similares características, otro thriller deslumbrante que se desarrolla en Andalucía; así que el gran competidor podría ser Magical girl, sobre todo por si los académicos, como en otras ocasiones, decidían premiar a la película más underground de las competidores, como ya pasó en 2007 con el triunfo de La soledad, de Jaime Rosales, que apenas había recaudado 200.000 euros en taquilla, un dato más que discreto.

En el caso de La Isla Mínima, tanto el público como la crítica han ido de la mano, rara avis, desde su estreno en el Festival de San Sebastián. José Sánchez-Montes, responsable de Sacromonte Films, estaba extrañamente tranquilo ayer antes de la ceremonia. Quizás porque, como productor, confiesa que, al menos, la inversión ya está recuperada. "Comercialmente, que te den el Goya es un apoyo tremendo a la película porque posibilita un reestreno, a lo mejor en una película como 8 apellidos vascos no tiene tanta importancia, porque la ha visto tantísima gente que pocos más se van a añadir, pero trabajos como el nuestro o Magical girl se benefician mucho de este tipo de premios porque a los productores nos hace mucha falta recuperar la inversión financiera y, además, conseguir la estabilidad necesaria para seguir haciendo películas", señala.

De hecho, Sacromonte Films seguirá apoyando a Alberto Rodríguez en su próximo proyecto, que según avanza Sánchez Montes es posible que, tras Grupo 7 y La Isla Mínima, abandone el escenario de Andalucía Occidental. ¿Quizás para la zona oriental de la comunidad? "Somos una productora que tiene presencia en las dos zonas de Andalucía, pero es posible que el próximo proyecto de Alberto Rodríguez no sea tan andaluz y tenga un carácter más global... Un territorio, en la ficción, es lo de menos, porque lo importante es vender lo local como universal, lo que hemos conseguido claramente en los dos últimos trabajos, a un creador como Alberto no le vamos a decir donde ubicar sus películas".

Como productor el premio que le toca más personalmente es el de mejor película, pero se muestra especialmente esperanzado de que Alberto Rodríguez sea legido mejor director, algo que, en su opinión, merecía desde hace ya algún tiempo. "Es quien se lo merece y quien encarna el espíritu de todo esto que estamos moviendo", señala. "No es el premio a la película, es un estímulo a la productora, por lo que me alegran todos los premios individuales por igual, son gente a la que admiro y con lo que hemos conseguido hacer industria, que es nuestro objetivo", señala el director y productor al que, tras la gala, le quedaba por delante una de esas noches que se alargan en la memoria.

Y con la colección de Goyas presidiendo las celebraciones, ¿es normal que los actores le hagan la corte a los productores para que marquen sus números de teléfono para sus próximos proyectos? "Empiezas a recibir un montón de proyectos aunque es verdad que yo ni vengo ni voy al mundo de la ficción, son fiestas en las que se habla de alegrías y, en general, hay un gran subidón o un gran bajón en otros casos", responde el responsable de documentales como Morente sueña la Alhambra.

En cuanto a las puyas al ministro de Cultura, que son casi tan inherentes a la ceremonia como agradecer el premio a papá y mamá, en esta edición estuvieron algo más matizadas que en otras ocasiones, aunque Pedro Almodóvar fue de los que consiguió que José Ignacio Wert se removiera su silla. Es un momento de la ceremonia en el que Sánchez Montes no se siente especialmente a gusto. "Creo que no se siente cómodo nadie, porque quien protesta no se siente feliz por tener que quejarse, claro que no es algo agradable, siempre digo que la crítica es necesaria, pero que debe ser educada porque hay muchos foros para la crítica más agresiva, quizás una gala de este tipo no es lugar apropiado para ese tipo de comentarios, aunque es verdad que el cine se siente dolido, se siente atacado injustamente", explica aunque la gala no llegó a los niveles que alcanzó con Willy Toledo en la edición del 'No a la guerra'.

A través de Sacromonte Films Granada obtuvo ayer su pedacito de Goya, aunque el responsable subraya que la situación del cine en la ciudad es tan desolada como el paisaje de La Isla Mínima. En este sentido, en un momento en el que se está intentado atraer a las producciones extranjeras, ¿es una especie de Bienvenido Mr. HBO porque no se acaba de contar con los profesionales de la ciudad? "La ciudad está muerta, Granada es un lugar en la que no hay una Film Commision que esté apostando por los rodajes de una manera organizada y, sin embargo, sí las hay en pueblos como Carmona. Me parece muy dolorosa la situación cultural de Granada porque, como cualquier fábrica, cuando se hace una película o una obra de teatro se está haciendo industria con el añadido de contribuir al desarrollo identitario, pero la sensación que tengo es que esto no se considera", señala.

Con la delicada situación económica que vive Kandor Graphics tras no cumplir las expectativas con su cinta de animación Justin y la espada del valor, parece que la presencia del cine granadino en los Goya se va a circunscribir en el futuro a algún corto que de en la tecla con mucha imaginación y poco presupuesto y a los próximos proyectos de Sacromonte Films con Alberto Rodríguez. De hecho, la nueva película de Chus Gutiérrez, Ciudad delirio, no llegó ni siquiera a ser estrenada en Granada. En este sentido, destaca que los exhibidores no son los grandes culpables de esta situación porque sus compromisos con las majors tienen mucho que ver con la cartelera plana que llega a las ciudades de provincias. "Si quieren proyectar Piratas del Caribe 16, que es la película que da dinero, están obligados a estrenar otras películas de en la fecha que ellos decidan, porque si no es así no tienen acceso a estas películas", denuncia.

Esta mañana, José Sánchez Montes habrá amanecido con unas profundas ojeras y una sonrisa, una conjunción que sólo se da en algunos casos muy especiales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios