San Sebastián revisará la obra de Richard Brooks

  • El festival apuesta por la intensidad y la variedad en tiempos de crisis

El 57º Festival de Cine de San Sebastián será el de la "contención" económica en tiempos de crisis. Tendrá un presupuesto inferior al de 2008 y durará nueve días, uno menos de lo habitual, pero no renunciará a la "intensidad" y la "variedad" de contenidos en su programación, que incluirá una retrospectiva del realizador norteamericano Richard Brooks.

Los organizadores del Zinemaldia trabajan para que la edición de 2009 tenga "el colorido que caracteriza" al certamen, que se celebrará del 18 al 26 de septiembre, aseguró ayer su director, Mikel Olaciregui.

"No podemos obviar la crisis que estamos viviendo y la prudencia en el gasto es más recomendable que nunca", señaló Olaciregui en la presentación de los carteles que ilustrarán la próxima edición, los de la Sección Oficial, Zabaltegi, Horizontes Latinos y las retrospectivas dedicadas a Brooks y a las nuevas corrientes del cine francés.

Otro efecto de la crisis: una retrospectiva menos para el 57º Zinemaldia, que cuenta con un presupuesto de siete millones de euros, 800.000 euros menos que el pasado año. Olaciregui afirmó que su equipo ha tratado de "minimizar" las consecuencias de la coyuntura económica, haciendo ajustes "no traumáticos" para que ninguno de los "elementos importantes" del festival se vea afectado.

Además de las instituciones que forman parte del consejo de administración del certamen -Ayuntamiento de San Sebastián, Diputación de Guipúzcoa, Gobierno Vasco y Ministerio de Cultura, que han congelado su partida de un millón de euros cada una-, los patrocinadores están mostrando "mucho interés"; de hecho, la Kutxa ha doblado su aportación hasta los 250.000 euros.

"Sobriedad", "luz" y "color" son las palabras que Olaciregui empleó para definir los elementos con los que ha jugado Óscar Mariné en el diseño del cartel de la Sección Oficial. Conceptos que también tomó prestados para resumir lo que será la próxima edición.

Nueve barras horizontales de colores, a modo de arco iris desordenado y asimétrico, protagonizan el cartel que Mariné ha creado por tercer año para el Zinemaldia. "El cartel intenta reflejar una emoción positiva. La descomposición de la luz es el motor y el comienzo del cine", explicó Mariné.

Una fotografía en blanco y negro en la que se ve a Burt Lancaster sobre una escalera de tijera recibiendo instrucciones de Richard Brooks es la elegida para el ciclo del realizador norteamericano, que tiene entre sus méritos haber firmado grandes adaptaciones literarias como A sangre fría, de Truman Capote, Los hermanos Karamazov, de Dostoievsky, o La gata sobre el tejado de zinc, de Tennessee Williams.

Las tres se proyectarán en la retrospectiva, que incluirá también títulos como Dulce pájaro de juventud, Lord Jim, El fuego y la palabra, Semilla de maldad o Deadline U.S.A., de un total de 29 filmes, en algunos de los cuales aparece como guionista y en otros (la gran mayoría) como director.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios