Santa Claus ya no está solo

  • El paño del Niño Jesús y los colgantes de los Reyes Magos son la novedad en decoración esta Navidad

El merchandising de la Navidad cada año sorprende más. Si hasta las pasadas fiestas navideñas, el motivo estrella era el Papá Noel escalando por los balcones de las casas, un elemento decorativo con distinto criterio de gusto pero que agotaba existencias en tiendas multiprecio y grandes almacenes, este año la competencia ha crecido y Santa Claus ya no está solo.

Cuando muchos alertaban del exceso de consumismo en estas fechas, lo que desvirtuaba el auténtico sentido de la Navidad, en la que los creyentes celebran el nacimiento de Jesús cada 24 de diciembre; y de la escalada de puestos de Papá Noel en contra de los Reyes Magos, dos nuevos elementos decorativos están intentando hacer campaña en pro de nuestras tradiciones.

Un overbooking decorativo navideño que va a necesitar, a este paso, de la creación de una comisión de balcones para controlarlo.

Este año se ha empezado a vender la colgadura de los Reyes Magos, que imitando la idea tan rentable del Papá Noel escalador, recrea una escena poco usual, la de ver a Melchor, Gaspar y Baltasar entrando por los balcones de las casas trepando por una escalera y sin sus camellos. Ni los pajes.

Aunque de pequeño tamaño, son muchas las familias que han dejado en una caja al antiguo muñeco rojo para poner a los Reyes Magos de Oriente.

Pero este año hemos tenido un nuevo elemento. Una iniciativa importada de Valencia y Sevilla, donde las ventas han superado cualquier previsión. Se trata de los paños rojos en los que se destaca la imagen del Niño Jesús. Aunque hay un modelo generalizado, fondo rojo y niño silueteado, también hay otros tipos que cambian la tela del fondo.

El paño, algunos incluso con inscripciones de Feliz Navidad y otros mensajes, se ve ya en algunas casas e iglesias granadinas, como la de San Juan de Letrán. Para muchos es la opción de manifestar el sentido cristiano de la Navidad y, de paso, mantener los elementos tradicionales españoles.

La idea surgió hace un par de años en Osuna, un municipio de Sevilla donde una parroquia recibió de su proveedor valenciano de cálices y ornamentos religiosos una publicidad con este paño, que pidieron para ponerlo en el pueblo. Desde que lo recibieron, han vendido ya miles y lo que esta Navidad es ya un elemento que se ha multiplicado en los balcones sevillanos también está empezando a llegar a otras provincias como Granada, donde se ven algunas.

Su precio es de 20 euros y la venta aún se realiza en pocos puntos, como las parroquias.

Pero seguro que el año que viene la idea se copia y se podrán vender las banderolas en más establecimientos y con distintos diseños. Los expertos en marketing ya están viendo, seguro, como popularizar más la idea para que su uso sea mucho más generalizado.

Además, se están viendo también otra variedad con similar mensaje. Se trata de pancartas blancas con belenes serigrafiados en los que aparecen las figuras centrales del pesebre.

Con todo esto, los balcones de las casas se están convirtiendo en un catálogo de ideas navideñas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios