Saramago el pensador

  • Unas jornadas reúnen en Granada a personalidades como Federico Mayor Zaragoza, Sami Naïr o Carlos Taibo para analizar la vertiente intelectual del escritor portugués

"Saramago siempre reivindicó que el mejor sistema político que hay es la Declaración Universal de los Derechos Humanos". Así de contundente se mostró ayer Pilar del Río, la viuda del escritor portugués, fallecido el pasado verano, durante la presentación de las jornadas Recordando a Saramago que, organizadas por la Universidad de Granada, tienen lugar desde ayer hasta el próximo sábado. "A veces, en su desesperación cívica decía que tal vez lo mejor que haríamos sería volver a la Revolución Francesa".

La importancia de Saramago es tal desde la perspectiva de pensador e intelectual que a las jornadas asistirán personalidades de la talla de Sami Naïr, director del Centro Mediterráneo Andalusí de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco, Carlos Taibo, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Juantxo López de Uralde, ex director general de Greenpeace o el cantautor Luis Pastor.

En Recordando a Saramago, jornadas que se celebrarán en su mayoría en el salón de actos de la antigua Facultad de Aparejadores o en el Instituto de Enseñanza Secundaria Hermenegildo Lanz, se debaten asuntos tales como Qué hacer ante las crisis socioeconómicas, Su vida y su obra: la consistencia de los sueños, Qué hacer ante la crisis de sostenibilidad, Crisis y globalización, o Globalización y revoluciones en el mundo árabe, entre otros.

También habrá actos de otra índole, como la proyección de la película La sal de la Tierra, de Herbert J. Biberman o del documental A tal castigo, tal crimen, de Stephen Mack y Barbara Moss. Ayer se proyectó el documental José y Pilar, de Miguel Gonçalves Mendes. El sábado habrá también una excursión al pueblo de Castril, del que Saramago era hijo adoptivo.

Saramago, hombre de una férrea integridad, mantuvo su filosofía marxista pese a la caída del comunismo. "No me interesan las etiquetas de marxismo o comunismo", decía ayer Pilar del Río. "Son sólo postulados que están en la historia del pensamiento. El comunismo, teóricamente, es muy razonable, pero jamás lo vimos llevado a la práctica. Hubo partidos comunistas que hicieron acciones portentosas, como fue luchar contra las dictaduras en España o Portugal, pero lo que se hizo en Rusia no tiene nada que ver con el marxismo o el comunismo. Saramago se oponía a todas las dictaduras. A la dictadura de Franco y a la dictadura del mercado, que es la que nos ha llevado a esta crisis, una crisis que él no llamaba económica, sino moral".

La periodista y viuda del escritor señaló además: "Contra esa crisis moral hay que reaccionar con la filosofía, con el pensamiento, con la intervención cívica, y José Saramago reclamaba esa intervención a los ciudadanos, no a los Estados". "Es algo similar a lo que está ocurriendo en el mundo árabe, en donde la gente está empezando a decir que hay otras alternativas".

"Hoy, Saramago es más necesario que nunca", dijo Del Río. "Hay mucha gente que se pregunta qué diría Saramago sobre lo que está sucediendo ahora. Pero eso es absurdo. No sabemos lo que diría porque ya no está para decirlo. Lo que sí podemos, a la luz de sus enseñanzas, es tratar de profundizar y tratar de entender".

La viuda del autor de Ensayo sobre la ceguera señaló que uno de los momentos más emocionantes que ella vivió fue durante su funeral en Portugal. "Vi a la gente salir a la calle al paso del féretro y alzar sus manos con un libro. El saludo de levantar un libro a su paso me pareció increíble". Pilar del Río también anunció que próximamente se publicará el libro Palabras para Saramago, que recoge casi 500 páginas de artículos en torno al escritor portugués.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios