Sentir

Comentarios 1

El título del espectáculo es fiel a su contenido. Juan Andrés Maya se deja la piel en Granada en cuerpo y alma, que ayer se estrenó en el Teatro Isabel la Católica como plato fuerte del IX Festival de Otoño. La obra, un homenaje al recientemente fallecido Mario Maya arranca en 1922, con Lorca y Manuel de Falla en el Patio de los Aljives, y recorre la historia del flamenco de la ciudad con algunas pinceladas de futuro a través de los 'jovencísimos' bailaores Iván Vargas y Alba Heredia. Granada en cuerpo y alma estará en el teatro cinco días consecutivos hasta el próximo domingo 7 de diciembre. Pero ninguna representación será igual, ya que un artista invitado distinto pondrá su alma cada día. Ayer fue el turno de Marina Heredia, recientemente premiada por Diputación por pasear el flamenco por los escenarios de medio mundo. En la parada de ayer tuvo como acompañantes a Curro Albaycín y a Angustias La Mona, la mujer que enseñó a bailar a Eva Yerbabuena y que, por contra, puso a cantar a Marina y a Estrella Morente. Pero el centro de atención del espectáculo es Juan Andrés Maya, fiel a su estilo, sin grandes sorpresas, pero con un sello inconfundible, personalísimo, totalmente 'sacromontano'. Es el punto de arranque para una obra que, los siguientes días, se agrandará consecutivamente con la presencia de Tati Román, Juan Pinilla, Enrique Morente - el sábado 6 de diciembre- y Mariquilla. Y todo con la figura de Mario Maya como telón de fondo en el primer gran homenaje que se organiza en su ciudad adoptiva al 'maestro de maestros'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios