Seres vivos con piel y corazón de metal

  • Una veintena de esculturas forjadas en hierro y con cuerpo en piedra representan el amor a los animales del artista aragonés José Azul

Comentarios 2

De cómo un trozo de hierro buscado o encontrado de manera casual se convierte en una pieza de arte. De cómo lo inerte cobra vida de la manera más singular. A fuego lento. Como si se tratase de criaturas salidas del Olimpo de los dioses, la veintena de piezas que el artista aragonés José Azul trae hasta Granada son obras vivas y seres animados forjados en hierro y, en ocasiones, con un revestimiento en piedra que no les priva de estar más vivos que nunca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios