Sex Pistols: el retorno del caos

Comentarios 0

Han vuelto. Con todo su desparpajo, su caos, su provocación y la actitud irreverente que fue el signo de toda una generación, la de los años ochenta, y que convulsionó el mundo del rock. Con sólo un disco en el mercado, los Sex Pistols no necesitaron más para que una legión de jóvenes se embutiera chaquetas de cuero, vaqueros rasgados por las rodillas y tomara al asalto las guitarras eléctricas para mostrar su rabia al mundo. 30 años después, el grupo más bronco de la historia del rock regresa los escenarios. Han vuelto los Sex Pistols. Pero, ¿es que se fueron alguna vez?

El pasado 8 de noviembre el grupo abrió en la Brixton Academy de Londres una serie de conciertos que los llevaron también a Glasgow y a Manchester. Viejas canciones para nuevos tiempos, el caso es que temas como God save the queen o Anarchy in the UK ya han quedado para los anales de la historia.

"Cuando empezamos como grupo, estábamos todo el día discutiendo. Pero ahora hemos aprendido que, si nos separamos, perdemos", dijo hace unos días John Lydon, alias Johnny Rotten, al periódico Daily Telegraph. El cantante del grupo estaba sorprendido por el éxito que ha tenido el anuncio del regreso. "En un principio, surgió la idea de tocar una sola noche en Brixton porque creíamos que sólo unas 5.000 personas querrían vernos. Pero esto se ha convertido en un monstruo enorme que ninguno se esperaba".

El grupo regresa para conmemorar el trigésimo aniversario de la publicación de su LP Never mind the bollocks en noviembre de 1977. La banda no necesitó más: las doce canciones que conformaban el álbum eran todo un hachazo musical. Fue toda una revolución.

El sonido consistía básicamente en un muro de guitarras que no buscaban para nada el vituosismo ni los grandes solos. La batería era un tanque. Sobre esa base se alzaba la voz de Johnny Rotten, que gritaba y escupía las letras de las canciones, que invocaba el "no hay futuro" para la juventud inglesa de los años setenta y llamaba "fascista" al régimen británico. Dejaron conmocionada a la sociedad de su tiempo.

El escándalo del grupo fue tal que el Gobierno inglés les prohibió tocar en tierra firme la canción God save the queen ('Dios salve a la reina'). El grupo, obedeciendo la orden, decidió tocar la canción en tierra firme: alquiló un barco y tocó la canción sobre él, mientras la nave era perseguida por la policía.

Los Sex Pistols fueron el máximo exponente del movimiento punk, un movimiento tanto musical como social y estético que se caracterizaba, ante todo, por el rechazo a los valores del sistema, la actitud agresiva y una defensa a ultranza de la individualidad y la originalidad. Ya lo decía el propio Rotten en sus tiempos: "Punk es que cada uno vaya como quiera y haga lo que quiera. Detesto salir a la calle y ver a quinientos Johnny Rotten vestidos exactamente igual que yo".

Nihilismo, desesperación, actitud radical. Era la respuesta de la juventud inglesa a un tiempo en el que el único futuro posible era aguardar en la cola del paro o vivir como 'okupas' en alguna casa abandonada. Margaret Thatcher gobernaba con mano dura y la reina Isabel II celebraba su jubileo. Los punks, encabezados por Sex Pistols y The Clash, llegaron en el momento justo para aguarle la fiesta.

El fenómeno Sex Pistols fue intenso y breve. La banda se formó en 1976, era millonaria antes de haber grabado un solo disco porque los sellos que la contrataron decidieron rescindir sus contratos antes los continuos escándalos del grupo. Tras una gira desastrosa por Estados Unidos, el grupo se disolvió en 1978. Un año después, el bajista del grupo, Sid Vicious, asesinó a puñaladas a su novia, Nancy Spungen. Unos días después, se suicidó con una sobredosis de heroína.

La banda regresa con los cuatro miembros originales: John Lydon, Steve Jones, Paul Cook y Glen Mattlock, el bajista a quien Sid Vicious había sustituido. Ya se habían reunido anteriormente en 1996, 2002 y 2003. Los conciertos que ofrecieron en 1996 fueron recogidos en un disco en vivo, Filthy lucre, que mostraba la misma fuerza del grupo que en 1976.

La banda vuelve ahora a escenarios inmensos y con un público que ya aprendido que los creadores del punk fueron Sex Pistols, y no Nirvana, y que la verdadera rebeldía musical se gestó en los años setenta. La formación también ha suavizado sus modos si bien, en un concierto en Los Ángeles para ir calentando motores, John Lydon se enfrentó a un espectador que le había arrojado un vaso.

"Será agotador para nuestras cuerdas vocales por los gritos que habrá que dar", dijo Lydon. "Y además, nosotros somos precisamente los chicos más en forma del lugar". Pero son los Sex Pistols. Y han vuelto.

Etiquetas

más noticias de ACTUAL Ir a la sección Actual »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios