Sidney Pollack, tal como fue

  • El cineasta fallece de un cáncer tras una vida dedicada al cine y firmar películas para el recuerdo como 'Tootsie'

El célebre cineasta Sydney Pollack que alcanzó el firmamento de Hollywood en las décadas de los 70 y 80 con títulos como Memorias de África, película por la que obtuvo el Oscar como director, falleció ayer víctima de un cáncer.

Polifacético, Pollack se consagró al cine en muchas de sus formas, primero como actor, después como director y durante sus últimos años se dedicó a la producción, si bien volvió a reaparecer en la gran pantalla en cintas como Michael Clayton (2007) o la más reciente Made of Honor (2008).

Su carrera, sin embargo, será recordada por su trabajo detrás de las cámaras en más de 40 filmes, especialmente en su faceta como director durante la primera mitad de los años 80. De esa época es la renombrada Tootsie (1982), una comedia que marcó su carrera y logró 10 nominaciones a los Óscar, a pesar de que la Academia de Hollywood le concedió la estatuilla únicamente a Jessica Lange por su actuación como actriz de reparto. En Tootsie contaría además con intérpretes como Dustin Hoffman o Geena Davis.

Pollack era un amante de las celebridades del cine, que se convirtieron en una tónica general en casi todas sus producciones, de hecho fue famosa su amistad con Robert Redford con quien realizó siete películas, entre ellas Memorias de África (1985) con Meryl Streep. Esta producción le valió le sirvió para conseguir la estatuilla en la categoría de director, en la que ya había estado nominado en dos ocasiones: Tootsie -donde además interpretó a un socarrón representante- y They Shoot Horses, Don't They? (1969).

Memorias de África obtuvo también el Oscar a la mejor película, que también fue a parar a las manos de Pollack, quien durante sus más de cinco décadas vinculado al cine logró seis nominaciones, dos de ellas premiadas, la última por la producción de Michael Clayton (2007).

Los comienzos de Pollack estuvieron ligados a la interpretación, un arte que estudió en The Neighborhood Playhouse School of the Theatre de Nueva York, donde acabó dando clases y conoció a una estudiante que en 1958 se convertiría en su mujer, Claire Griswold.

Su debut en la gran pantalla como actor no llegaría hasta 1962 con la cinta War Hunt, aunque pronto dejaría la actuación en un segundo plano. De su matrimonio nacerían tres hijos, uno de los cuales moriría en 1993 en un accidente aéreo. Una desgracia que mantuvo a Pollack apartado del cine durante unos años.

Reaparecería en 1995 con Sabrina, adaptación de la célebre película que Billy Wilder rodó en la década de los 50, y cuatro años después Caprichos del destino. Pollack, distinguido en el 2002 por el Festival de Cine de Locarno (Suiza) con un Leopardo de Oro Honorífico a su trayectoria, combinó la realización con la labor de producción para otros directores, sobre todo en los últimos tiempos.

Son los casos de la cinta de Ang Lee con Sentido y sensibilidad (1995), o El paciente inglés (1996) y Cold Mountain (2003), de Anthony Minghella. Sus últimos proyectos fueron The Reader y Margaret, películas que está previsto que se estrenen este año.

Made of Honor, filme que está actualmente en la cartelera de EEUU, pasará a la historia como su última aparición en la pantalla por su papel de Thomas Bailey. Pollack nació en la localidad de Lafayette el 1 de julio de 1935, en el Estado de Indiana, y deja una viuda y dos hijas.

Pollack era un director favorito entre las estrellas de Hollywood. Robert Redford trabajó con él siete veces. También dirigió a Burt Lancaster, Natalie Wood, Robert Mitchum, Al Pacino, Harrison Ford, Nicole Kidman y Barbra Streisand. "Las estrellas son como un pura sangre", dijo Pollack a comienzos de los años 80 al diario The New York Times. "Es un poco más peligroso con ellos. Son más irritables. Uno tiene que ser cuidadoso, porque uno puede ser despedido. Pero si ellos hacen, lo que mejor hacen -sea lo que fuere lo que los hace estrella- es realmente interesante".

El propio Pollack estuvo frente a las cámaras en Tootsie, como agente del 'transformista' Dustin Hoffman, en Eyes wide shut de Kubrick o en la película Made of Honor, dirigida por Paul Weiland y estrenada hace unas pocas semanas.

"Era un hombre del Renacimiento", en palabras de su amigo Tom Cruise. "Era un gran amigo y le echaré muchísimo de menos", dijo el intérprete en un comunicado, en el que explica que conoció a Pollack durante el proceso de edición de Tootsie (1982), "uno de los clásicos de todos los tiempos". "A lo largo de los años, sin arrogancia y sin caer en la condescendencia, compartió conmigo sus amores: la familia, contar historias, la comida, volar y una gran botella de vino", comentó el actor.

Para la actriz Sally Field, que trabajó bajo las órdenes de Pollack en Ausencia de malicia (1981), la industria del entretenimiento estadounidense ha perdido un "director fenomenal". "Haber tenido la oportunidad de conocer a Sydney y de trabajar con él fue un regalo genial".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios