Símbolo de convivencia

  • La Mezquita de Granada situada en el Albaicín es singular por su historia y arquitectura basada en la sobriedad y sencillez

La Mezquita de Granada es símbolo del esfuerzo y un trabajo de arquitectura y decoración excepcional. De su historia destacan los muchos años de pulso que tuvo que mantener la primera comunidad organizada en el país de musulmanes españoles tras la caída de Granada para que fuera posible. De su belleza, la hacen especialmente singular la sobriedad y sencillez de sus elementos.

"Durante 23 años, desde que se compró el terreno hasta el día de la inauguración en julio de 2003", explica Abdulhasib Castiñeira, director de la Mezquita, "la comunidad islámica en España ha tenido que superar muchas reticencias y reservas de algunos sectores de la población más intransigentes que pensaban que la presencia institucional y pública de los musulmanes iba a suponer una ruptura social".

Pero nada más lejos de la realidad. Tras un largo proceso de madurez para los musulmanes y la sociedad granadina, se ha comprendido que es un hecho que pertenece a la historia, "el Islam es parte de nuestra historia como pueblo", y que la mezquita no sólo es un lugar de oración sino un modo de vivir basado en los grandes valores universales, "que en estos tiempos tanto están fallando".

Si cada día suelen visitarla un promedio de quinientos turistas, en días festivos la cifra alcanza incluso los 1.500. No es de extrañar, puesto que la Mezquita es un lugar enormemente bello que, además organiza también numerosas actividades como congresos, visitas guiadas, cursos de árabe o las particulares comidas gratuitas que tienen lugar todos los viernes en su enorme cocina.

La Mezquita del Albaicín no es una réplica de la Alhambra o la Mezquita de Córdoba, sino un trabajo singular situado justo en frente del monumento nazarí. "En consulta con el arquitecto Renato Ramírez (que murió antes de que concluyera la obra por lo que la continuó su hijo), Karim Viudes y otros técnicos de la comunidad islámica, intentamos que tuviera sobriedad y sencillez, con recogimiento", y algunos elementos de la tradición granadina como los mosaicos hechos pieza a pieza".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios