Spora. El arte de usar y tirar

  • Granada se llenará de arte efímero gracias a piezas construidas in situ que se destruirán

Comentarios 1

No es peyorativo. El arte de usar y tirar convierte lo efímero en su principal virtud. Ni siquiera el propio artista poseerá su obra, ni el espectador volverá a verla nunca más. Es el arte por amor al arte. El que se expande o se destruye en un abrir y cerrar de ojos.

La I Muestra Internacional de Arte Efímero Spora -del 18 al 21- promete dejar boquiabierto a más de uno porque puede transformar la Casa del Bañuelo en una Altamira contemporánea o teñir el Darro de rojo. Reconocidos artistas de Alemania como Hiltrud Schäfer, Georg Petzold o Teresa Vida, nacionales como la madrileña Noni Lazaga o granadinos como el Colectivo Miga, Pilar Soto y Amada Martínez harán de Granada un "lienzo" en el que se mezclarán tradición y modernidad.

Con el agua como hilo conductor, los artistas crearán un recorrido a través del tiempo y las culturas que atravesará desde el Albaicín hasta el centro siguiendo el cauce del río Darro hasta su confluencia con el Genil. Lo harán con diferentes piezas de arte contemporáneo realizadas a partir de materiales biodegradables y de nuevas tecnologías, que se fabricarán in situ, ante el ojo expectante y curioso del espectador.

La prestigiosa Hiltrud Schäfer fabricará en el Bañuelo miles de personajes a base de "martillazos" sobre un material de fibra japonesa hecha a partir de la hoja morera, llamado Kozo. Unas dos mil figuras de forma humana será colgadas por alfileres sobre los muros moviéndose a lo largo de una línea, creando sombras y luces, como vestigios de una antigua existencia en este antiguo baño árabe. Recuerda, por momentos, a las figuras de las cuevas prehistóricas y sin embargo, están cargadas de contemporaneidad.

La transitoriedad, la decadencia y lo perecedero son auténticas claves de la obra de una artista que siempre, de una forma o de otra, refleja la muerte en sus impactantes trabajos, como símbolo de lo efímero.

Gran conocedora de las fibras orientales, Lazaga también utilizará este material en una de las dos instalaciones con las que participa en Spora.

La madrileña hará volar sobre la arquitectura de una pérgola construida con cipreses en el Carmen de la Victoria unas caligrafías abstractas creando un poema espacial. Pero, como avisó, "si no hay espectador, no hay obra".

En el Palacio de los Córdova, utilizará la arquitectura del patio central para comunicar los diferentes elementos inamovibles a través de líneas en el espacio casi imperceptibles. Lazaga es experta en dibujar y pintar sobre el aire, colocando en el vacío, como hará en el Carmen, un poema visual único.

Teresa Vida regalará, por su parte, auténticas porciones de jardín en el centro de la ciudad, haciendo posible la idea de cultivar en pleno asfalto, al menos por unos minutos. Jardines fugaces que sorprenderán a los transeúntes y que están muy unidos a su idea de naturaleza como riqueza absoluta para el ser humano.

El agua será el común denominador de la obra de Petzold. En Un aliento vibra sobre el agua, el artista alemán proyectará cerca del río Genil la grabación durante un día otoñal del río Brandenburgo en Alemania hecha durante este año. El material de la película ha sido manipulado por Petzold a modo de filmloop, logrando un paisaje idílico que, sumado al sonido del vídeo, confundirá realidad e imaginación.

Sobre el río Darro actuarán Pilar Soto y Amada Martínez, que tintarán el río, "de forma natural", en una acción efímera que llamará poderosamente la atención del transeúnte. "Queremos así reivindicar que se aprecie el espacio natural haciendo conciencia de su inmersión dentro del espacio urbano porque creemos en el arte permeable", destacó ayer Martínez.

Los granadinos del Colectivo Miga utilizarán la fachada del antiguo cine Aliatar para mostrar su instalación audiovisual VX101. "Utilizaremos la arquitectura de un edificio como pantalla, el vídeo como conexión creativa y el sonido como fuente difusora" para investigar otras miradas y otros conceptos.

Algunos de ellos, como Lazaga o Schäfer comenzaron ayer a construirlas. "Será posible el diálogo entre el espectador y el artista", subrayó Ana García López, comisaria de la muestra. "Ser testigo del proceso de creación es un auténtico lujo, al realizarse a la vista del público", explicó ayer, durante la presentación de la muestra.

Spora, que comienza el jueves con las instalaciones de Noni Lazaga en el Palacio de los Córdova y el Carmen de la Victoria y con la obra sobre papel de Hiltrud Shäffer en el Museo Casa El Bañuelo, tiene una peculiaridad más. Las obras, una vez acabe el fin de semana, serán destruidas o, en todo caso, recicladas.

El arte patrimonial y el emergente convivirán durante la muestra, como explicó el decano de la Facultad de Bellas Artes. Existirá la interacción entre arte y ciudad, arte y naturaleza y arte y nuevas tecnologías.

La I Muestra Internacional de Arte Efímero constituye la tercera fase de difusión del Proyecto Spora. Investigación, creación y difusión -iniciada por Theótima Amo- y que tiene como principal objetivo la transferencia de los procesos y resultados de investigación artística, científica y tecnológica a la sociedad.

Para la comisaria de la muestra, el interés es continuar este "número 0".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios