Stallone presenta en el Santiago Bernabéu el 'Rambo' más violento

  • El actor estrena la cuarta entrega del boina verde y señala que el tono "cruel y realista" está buscado muy a propósito

Veinte años después de su última aventura, la saga Rambo pone punto y final a sus míticas luchas contra el mal con esta cuarta entrega, titulada John Rambo, en la que un Sylvester Stallone de 61 años debe salvar, río arriba, a un grupo de misioneros secuestrados en las selvas de Birmania.

El lugar elegido para la presentación de la película, que se estrena este viernes, ha sido el estadio Santiago Bernabéu, donde se han congregado más de 20 cámaras y unos 100 periodistas para retratar al popular actor neoyorquino sobre el césped del Real Madrid y preguntarle sobre su intransferible personaje. Todo un despliegue de medios y testosterona al que el actor ha contribuido desde el principio con sus declaraciones. "La película es violenta porque el mundo es violento, y yo no voy a esconderlo", ha afirmado Stallone, quien ha añadido que el tono "cruel y realista" del filme está buscado "muy" a propósito.

"Quería hacer dinero", ha explicado el también director y productor de la cinta, pero a la vez crear algo "duro y difícil", alejado del "gran cine comercial que se está haciendo en Hollywood, que es cada día menos emocional".

Stallone ha confesado además que no le importan las críticas negativas por las escenas de violencia gratuita del filme si ello contribuye a "denunciar esos conflictos de los que nunca se habla, pero que sufren miles de personas a diario, como es el caso de Somalia, Kenia, Irak o la propia Birmania".

La película -que llega dos años después del sexto revival de otro de sus míticos alter egos, Rocky Balboa- recaudó cerca de 20 millones de dólares el pasado fin de semana en EEUU, colocándose en la segunda posición en la lista de las más vistas, lo que responde, según el actor, a que "los jóvenes de ahora no saben muy bien quién era Rambo" y "lo van a ver con curiosidad, como si se tratase de un nuevo animal capturado en la selva".

"Cuando me empecé a documentar sobre esta guerra civil, que lleva más de sesenta años, y leía que quemaban vivos a niños, llegaba a tirar cabreado el libro contra las paredes", aseguró el también guionista, para añadir entre risas que su mujer y sus hijas le "dejaron de hablar durante una semana" por lo irascible que estaba.

En cuanto a sus filias políticas, Stallone ha reiterado su apoyo al republicano John McCain como candidato a la Casa Blanca, afirmando que "tiene huevos y eso me gusta", ya que, "como antiguo senador, conoce los entresijos de la política, como ex militar luchó en Vietnam y, además, ha vivido muchos años en Arizona, zona fronteriza, y conoce bien los problemas de la inmigración".

Sin embargo, este hijo de inmigrante italiano quiso dejar claro que Rambo es "neutral" y que se siente "algo incómodo" con la fama de republicano que el presidente Reagan le dio al personaje a finales de los ochenta. Por otro lado, ha negado que él mismo vaya a presentarse como candidato en algún Estado, como ya hizo por California su "amigo y enemigo" Arnold Schwarzenegger.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios