Stephen Frears cumple 70 años

  • El director se distingue por los perfiles psicológicos de sus personajes

Probablemente Stephen Frears no se vea en el apuro de tener que asistir a una cena con la verdadera reina en el palacio de Buckigham, pues a diferencia de otras personalidades del mundo del cine y el espectáculo, el más destacado representante del "nuevo cine británico" ya ha dejado saber que no tiene ningún interés en conocer a la monarca que sirvió de inspiración para Helen Mirren. Y esa intención parece no haber cambiado en el 70 cumpleaños que el exitoso director celebra el 20 de junio. Después de The Queen (2006), una mirada con un punto de ironía sobre cómo la Casa Real británica reaccionó a la muerte de la princesa Diana, Frears rodó dos filmes más próximos a la comedia como Cherie (2009) y Tamara Drewe (2010), que también fueron bien acogidas.

Pero la búsqueda de nuevo material para sus películas, que se distinguen por los buenos perfiles psicológicos de sus personajes, le resulta cada vez más difícil a Frears. "Nunca busqué de forma consciente tabúes o controversias. Pero cada vez resulta más difícil hacer historias interesantes que no se repitan", dijo.

En 2007 comentó que se podía imaginar perfectamente rodar una película sobre el ex primer ministro británico Tony Blair. El material está ahí para retratar la relación de Blair con los gobiernos de los presidentes Bill Clinton y George W. Bush, señaló Frears.

"Ha hecho tanto el ridículo", dijo Frears sobre Blair, cuya imagen entre la elite intelectual y artística de Reino Unido se ha visto seriamente dañada por su papel en la guerra de Irak. Frears, que vive con su segunda esposa (la pintora Anne Rothenstein) en el distinguido barrio de Notting Hill, nació en la localidad inglesa de Leicester en 1941, hijo de un médico y una trabajadora social judía. Estudió en Cambridge derecho y participó en el teatro universitario.

En Londres pasó por el prestigioso Royal Court Theatre, hasta que en 1965 fue asistente de director del cineasta polaco Karel Reisz. En los años 70 Frears se hizo un nombre como director de televisión, hasta que en 1985 le llegó la fama en el cine con My Beautiful Laundrette. Esta sátira social con indirectas a los cambios políticos impulsados por la ex primer ministra conservadora Margaret Thatcher en Reino Unido no fue del todo bien recibida y Frears le dio la espalda a su país marchándose a Hollywood, donde cosechó con Dangerous Liaisons su primer gran éxito internacional. "Sus mejores películas demuestran de un modo muy inglés cuán interesante y agradable resulta estar vivo. Él diría que eso es todo lo que se puede hacer, pero él es un genio", dijo el diario The Guardian sobre Frears.

Y se seguirán viendo obras suyas, pues tiene previsto para el año que viene el estreno de Lay the Favorite, un drama salpicado de comedia y protagonizado por Catherine Zeta-Jones y Bruce Willis, con Vince Vaughn y Rebecca Hall en el reparto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios