Steven Spielberg, 65 años "fuera de control"

  • El cineasta celebra cumpleaños embarcado en diferentes proyectos

Steven Spielberg celebrará su cumpleaños con dos películas. El 18 de diciembre el tres veces ganador de un Oscar cumple 65 años, y tres días después se estrena su versión en 3D del célebre Tintín en los cines estadounidenses. Para Navidad, llega a las pantallas War Horse, una película sobre la amistad entre un joven y su caballo en tiempos de la Primera Guerra Mundial.

El multitalento de Hollywood no piensa parar. En Lincoln, cuenta con Daniel Day-Lewis para encarnar al presidente estadounidense. Para 2012 también quiere estrenar Robocalypse, sobre una revolución de robots. Hace poco dijo que si George Lucas se lo pidiera, rodaría de inmediato una quinta Indiana Jones. Y como productor piensa revivir a sus dinosaurios para una cuarta Jurassic Park.

Sin embargo, él no se ve como un "workaholic", según dijo el director en octubre, antes del estreno de Las aventuras de Tintín en París. "No. Soy más bien un cineasta fuera de control", explicó. "Da lo mismo si son temas históricos o grandes películas de entretenimiento. Desde que tengo 12 años hago películas, en ese entonces en 8 mm".

El entusiasta hijo de una familia judía nacido en el estado de Ohio no cejó en sus ambiciones de llegar a Hollywood incluso después de haber recibido un "no" por parte de dos escuelas de cine en California. Logró entrar al mundillo como asistente de dirección de series de TV y en 1974 rodó The Sugarland Express, una road movie con Goldie Hawn. A los 28 años filmó Tiburón y le dio una nueva dimensión a la palabra terror. Las taquillas respondieron y de esta forma inauguró su propia era de éxitos.

Su cruzada victoriosa continuó con el thriller de ciencia ficción Encuentros en la tercera fase y con la saga de aventuras Indiana Jones. Su historia sobre un extraterrestre perdido en la Tierra que era protegido por un niño llamado Elliot, E.T, de 1982, se convirtió en la película comercialmente más exitosa hasta ese entonces y no fue superada hasta su espectáculo de dinosaurios Jurassic Park. Ésta, a su vez, fue destronada por Titanic, de James Cameron. Spielberg ingresó millones en las taquillas, pero nunca fue tomado del todo en serio debido a su fama de "niño eterno" en Hollywood. Esto cambió con el estreno del drama El color púrpura (1985), basado en la novela homónima de Alice Walker y en el que Whoopi Goldberg interpretaba a una joven mujer negra violada y maltrada por su padre en el sur de Estados Unidos a principios del siglo XX. La película tuvo 11 nominaciones a los Oscar.

Sin embargo, el gran giro se produjo con La lista de Schindler, su drama sobre el Holocausto rodado en blanco y negro. "No soy la misma persona que era después de haber estado en Polonia", dijo Spielberg cuando, en 1994, recibió el Globo de Oro y luego dos Oscar, por dirección y producción. "Esta película cambió mi vida", confesó.

Ganó su segundo Oscar como director en 1999 por Salvar al soldado Ryan, considerada por el New York Times "la mejor película bélica de nuestros tiempos". Con Amistad, Spielberg retrató una revuelta de esclavos negros en una embarcación, en Minority Report y La guerra de los mundos se aventuró al futuro, con Terminal y Catch Me If You Can probó la comedia y el slapstick, mientras que con el thriller Múnich abordó los sangrientos Juegos Olímpicos de Múnich de 1972. Como si el trabajo como director no fuera suficiente, Spielberg también es uno de los fundadores del estudio de Hollywood Dreamworks. Asimismo, rodó varias miniseries para TV, entre ellas las bélicas Band of Brothers y The Pacific. Desde hace 20 años, este padre de siete hijos está casado en segundas nupcias con la actriz Kate Capshaw, que en 1984 obtuvo el papel femenino en Indiana Jones y el Templo Maldito.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios