Sucedió una noche

Lugar: sala BoogaClub. Fecha: sábado 6 de febrero de 2009. Aforo: 300 personas.

Confesión previa: lo bueno de la sala BoogaClub, no sé si lo mejor, es su vocación nocturna. Sin la cortapisa horaria de otras debido a su licencia, programa sus actuaciones siempre a partir de la medianoche y eso sirve para disfrutar de dos magníficos grupos, en dos salas distintas y sin que se solapen. Y es que antes de que The New Mastersounds desplegasen su poderío sobre el estrecho escenario del Booga, este crítico fue invitado a una de las fiestas que organiza Loop Bar & Records. Celebraban en Sugar Pop una fiesta con tres bandas sevillanas y del sello Foehn: Úrsula, Blackanova y Tannhäuser. Aunque fuera del cartel formal del encabezamiento, resulta ineludible hacer mención a la sensacional actuación que regalaron.

En el código rock, el calificativo de wagneriano conlleva casi siempre una connotación peyorativa, así que hay que tenerlos bien puestos para escoger semejante nombre para un grupo. Si además su repertorio es exclusivamente instrumental y su pretensión pasa por dibujar paisajes sonoros a base de texturas y efectos, la cosa se pone realmente fea. Pero la maestría con que dominan sus instrumentos y el excelso control del tempo que mostraron le hicieron al que suscribe tirar sus prejuicios a la papelera y rendirse a la excelente actuación que cuajó el cuarteto sevillano. Hasta donde me alcanza la memoria, era la primera vez que una banda sonaba como dios manda en esa sala, y eso sí que es un logro. Cargadas las pilas con tan buen sabor de boca, esperaban The New Mastersounds en el Booga, un club que, sin demasiado ruido, está alcanzando la excelencia con una programación cargada de buenas propuestas y en la que apenas queda sitio para el relleno. Buena muestra es el grupo de Leeds, Inglaterra, que fueran The Mastersounds hasta que un par de sustituciones en la formación que vino con el cambio de siglo les hicieran añadir el 'New' a la denominación. Desde entonces han sido apadrinados por el dj y productor Keb Darge, uno de los popes del deep funk, y su prestigio no ha hecho más que crecer. Su apabullante despliegue de soul-jazz y funk recrea con precisión y pericia la música sudorosa e incitante de Los Meters, los JB's de James Brown, de gigantes como Grant Green, Jimmy Smith, Lou Donaldson o Jimmy McGriff.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios