The Cherry Boppers: puro funk

  • La banda de jazz de Bilbao presenta esta noche en la sala BoogaClub su último trabajo, 'Shakin' the hood', en donde derrocha música instrumental llena de energía, frescura y una gran vitalidad

El grupo bilbaíno The Cherry Boppers lleva esta noche al escenario de la sala BoogaClub los temas de su último disco, Shakin' the hood, un trabajo que sale tres años después de la aparición de su primer álbum, Play it again, y que está cargado de temas de jazz y funk aderezado con toques de rock o de punk incluso. La actuación comenzará a las 22:00 horas.

"Hemos estado preparando este disco durante tres años", comenta el guitarrista de la banda, Xixo Yantani. "Está en la misma onda del anterior, aunque con más toques de otros estilos musicales".

The Cherry Boppers nació en 2004 en el barrio obrero de Bilbao de Santutxu. Pero en lugar de decantarse por el pop o el punk, la banda se inclinó por el jazz más salvaje y bailable. "Todo empezó porque éramos muy amantes de las fiestas", comenta el guitarrista. "Estábamos siempre en discotecas. Buscábamos algún tipo de música de baile instrumental. Iniciamos un profundo proceso de investigación. Escuchábamos jazz, house, músicas que estaban un poco ocultas. Nos interesaba mucho James Brown, pero no por el I feel good, sino por el resto de sus temas. Fuimos creando un sonido mezclando el jazz con el groove o el beat o músicas modernas. Decidimos hacer un grupo sin demasiadas aspiraciones, porque veíamos que a los conciertos de jazz iba muy poca gente".

En Shakin' the hood hay un tema dedicado a Jimi Hendrix. "Eso es porque, al ser guitarrista, soy un enamorado de Hendrix", dice Yantani. "Ha sido una de nuestras grandes influencias. Tenemos influencias del be-bop, pero también de la música de los años sesenta: The Doors, The Who".

Al ser un grupo instrumental, el método de trabajo de The Cherry Boppers es distinto al de las bandas habituales. "Al ensayo llega alguno con la idea de un tema", comenta Yantani. "A partir de ahí, vamos todos aportando ideas, cambiando cosas. Lo cierto es que, al final de un ensayo en el local, la idea original no tiene nada que ver con el resultado final. Todo el mundo aporta lo suyo haciendo arreglos".

Una sección de metales, una batería, teclados, bajo y guitarra conforman a un grupo que está lleno de vitalidad y que en directo demuestra una fuerza arrolladora. Esa fuerza ha sido captada también en estudio por el productor Roberto Sánchez para Shakin' the hood. Sánchez es experto en la música jamaicana y en el soul y el funk. "Lo admiramos mucho", dice el guitarrista del grupo. Con él empezamos a descubrir la música jamaicana. Su estudio está muy cerca de donde vivimos nosotros y pensamos que trabajar con él era lo más adecuado, porque ha buscado los sonidos del grupo más adecuados, nuestro estilo más personal".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios