La sorprendente fortuna de llamarse The Pains of Being Pure at Heart

  • La banda, una de las sensaciones del 'indie', actúa esta noche en la sala Planta Baja

Pocos conocían hace un par de años la música que se escondía detrás de The Pains of Being Pure at Heart, la banda de Brooklyn que hace de cada una de sus canciones una experiencia tan mimada como su propio nombre. Al grupo le bastó un primer y exquisito disco para convertirse en la sorpresa de la escena independiente internacional. Estos días, con el estreno de su segundo Belong (Slumberland/PIAS, 2011) aún caliente, la banda continúa con su exitosa gira española, que esta noche tiene parada en la sala Planta Baja con las entradas ya agotadas.

Kip Berman (guitarra y voz principal), Christoph Hochheim (guitarra), Alex Naidus (bajo), Peggy Wang (teclados y voz secundaria) y Kurt Feldman (batería) comenzaron su andadura en 2005 con la intención de crear un sonido propio que aglutinase algo así como las mejores melodías de The Smiths con las letras de Teenage Fanclub y los arreglos de My Bloody Valentine o The Jesus and Mary Chain. La mezcla, explosiva y efectiva a partes iguales, se fue agudizando con el paso de los años y fue creciendo en sus distintos trabajos: el EP autoproducido The Pains of Being Pure at Heart (2007), un disco también homónimo (2009) -gran culpable de ponerles en el punto de mira de crítica y público y hacer de ellos una auténtica revelación-, el EP Higher than the stars (2009) y este recientísimo Belong (2011).

Belong es uno de esos discos que parecen haber sido construidos con todos sus temas pensados para ser auténticos singles; canciones pegadizas que se muestran accesibles para los oídos mainstream sin perder ni pizca de interés para el público más indie.

Hace tan solo unos días, coincidiendo con el arranque de su gira española en el festival Actual de Logroño, el cantante de la banda se autoproclamaba como "los U2 del momento" -por lo que a él le tocaría ser algo así como un "Bono a lo indie"-, aunque confesaba también que pese a lograr vivir de la música, The Pains of Being Pure at Heart "no es popular, ni guay en Estados Unidos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios