'The perfect human', el teatro indigesto de Moreno Arenas

  • Teatre'ves lleva al Alhambra una obra con cuatro piezas sobre la norma

Hay un tipo de teatro indigesto que hurga en la conciencia del espectador. José Moreno Arenas es un claro exponente. El autor granadino reconcome con sus llamadas 'pulgas dramáticas' la piel del público hasta llegar a su nervio y hacerlo saltar. Algo que andaba buscando la compañía Teatre'ves para llevar a escena una nueva obra tras el estreno, el año anterior, de Así en la tierra como en el infierno.

El Teatro Alhambra estrena esta tarde, a las 20.30 horas, The perfect human, un espectáculo teatral compuesto por las obras de Moreno Arenas La cantante, El clarinete, El accidente y El aparcamiento y "donde se ve de todo menos a un hombre perfecto", como explica el dramaturgo nacido en Albolote.

Contra los convencionalismos y los 'me da igual', el escritor posee una particular escritura que huye de la rutina y la pereza mental y que coincide con los planteamientos propios del teatro surrealista y esperpéntico. "Es un tipo de teatro indigesto. Que va, incluso, contra el público intentando hacerle reaccionar". Un texto dotado de ciertos aires éticos pero "en ningún caso moralizantes".

En esta ocasión, José Moreno Arenas habla de la norma. De la ley escrita y la no escrita. Del comportamiento humano y la reversión de los valores. ¿Cómo debe actuar el hombre? ¿Hay que seguir las normas estipuladas o las que subyacen en la conciencia?

"Imagínate", propone, "en el III Reich no estaba mal visto perseguir a los judíos... era la norma; o cuando existía la esclavitud, todo el mundo lo veía normal". Normas absurdas que desarrolla a lo largo de las cuatro piezas que componen el espectáculo buceando entre las fronteras del bien y el mal.

En La cantante, una 'pulga dramática' de apenas unos cinco minutos, Moreno Arenas critica la dictadura de las apariencias y de la imagen. Las demás son piezas breves de unos veinte minutos, todas ellas provocadoras, como argumenta la directora del montaje, Carmen Ruiz, de "desarreglos, molestias, incomodidades, rabia y dolor".

Juan Vinuesa, Rubén Molina, Fernando Olmedo, José Manuel Fernández, Soco Castillo, Mª Carmen Martín, Carmen Ruiz y Yolanda López componen el reparto de un espectáculo que también habla en El clarinete de un "problema muy actual. ¿Cómo intenta arreglar un parado su solución? ¿Cómo sería la rebelión de un parado?".

En El accidente se estudia la actitud de determinados testigos tras presenciar un accidente de tráfico en el que el accidentado sufre las consecuencias de la excesiva profesionalización del ser humano, que a veces lleva a la deshumanización. Por último, en El aparcamiento, se habla de aquellas personas que sólo tienen en cuenta la ley escrita.

"Con él", dice Ruiz, "nos sentimos como pez en el agua. Por su forma de hacer teatro, por ese humor ácido y ese lenguaje irónico que posee, existe un enamoramiento autor-compañía".

El hilo conductor es la norma. Un ejemplo más del tipo de teatro comprometido que busca sin descanso Teatre'ves. Un espectáculo al que apenas le hace falta escenografía porque se explica por sí solo.

"El decorado sugiere más que muestra, porque el texto tiene por sí mismo un peso específico". De hecho, la obra se sirve sólo de un ciclorama al fondo que refrenda la interpretación de los actores. Se ve un accidente y la reacción real de los testigos; la entrada, a modo de cómic, a una fábrica; y un supuesto patio de butacas que sirven de apoyo general a este The perfect human.

Asimismo, la directora de la compañía también destaca que estudiosos españoles y extranjeros, como José Monleón, John Gabriele, Abelardo Méndez o Polly Hodge definen la dramaturgia de José Moreno Arenas como una de las más interesantes y originales de las que se hacen en la actualidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios