Tim en el país de las maravillas

  • Londres acoge el estreno de la última genialidad del director de 'Eduardo Manostijeras', otra revisión del clásico en el que vuelve a contar con su actor fetiche, Johnny Deep, en el papel de Sombrerero Loco

Tim Burton ha conseguido que los elementos surrealistas de la obra maestra de Lewis Carroll se tornen inquietantes en una versión de Alicia en el país de las maravillas en la que la protagonista vuelve a la madriguera del conejo como una rebelde adolescente que huye de un matrimonio de conveniencia.

Londres acogió ayer la presentación mundial de la cinta que el director de Eduardo Manostijeras y Pesadilla antes de Navidad describió como "la versión definitiva" de Alicia en el País de las Maravillas.

El mundo subterráneo al que se accede a través de la madriguera del Conejo Blanco, ha cambiado, o eso le parece a Alicia, una joven de 19 años que recuerda Wonderland de los sueños de su infancia y que en este nuevo viaje comprueba, sorprendida, cómo ese mundo paralelo se llamaba en realidad Underland y no era fruto de su imaginación.

El viaje de Alicia -a la que da vida la actriz polaco-australiana Mia Wasikowska- es en realidad una alegoría política en la que los locos esconden a grandes revolucionarios y la joven, que crece y encoge a golpe de pastel y brebajes mágicos, se prepara para plantar cara a la anquilosada visión de la sociedad victoriana sobre el papel de las mujeres.

Johnny Depp interpreta el papel del Sombrerero Loco, un personaje con el que, según explicó en una conferencia de prensa, conectó "enseguida", algo que sólo le había pasado antes con el pirata Jack Sparrow de la saga de Piratas del Caribe.

Los juegos de acentos, unos ojos agrandados digitalmente entre un 10 y un 15 por ciento y una sucesión de personalidades que se reflejan hasta en la ropa y el pelo, dan lugar a un Sombrerero que resulta a ratos compasivo y a ratos terrorífico, pero que apoya incondicionalmente a Alicia en su batalla contra la Reina Roja.

Al grito de "Que le corten la cabeza" Helena Bonham Carter da vida a la Reina Roja, una monarca despótica e incapaz de empatizar con los sentimientos ajenos y que, "celosa de la gente con un tamaño de cabeza normal", dijo la actriz a la prensa, resolvía todos los conflictos del reino haciendo rodar cabezas.

Su hermana es la hermosa y armónica Reina Blanca, una Anne Hathaway amanerada que bajo su apariencia pacífica esconde un lado oscuro que no se atreve a mostrar.

"Alicia es una obra muy icónica, todo el mundo reconoce los personajes, aunque no hayan leído el libro ni visto la película de Disney de 1951, así que conseguir algo diferente, pero a la vez reconocible resultaba muy interesante", sostuvo Burton en una comparecencia ante los medios junto al elenco del film.

La Oruga Azul, el Gato de Cheshire, la Liebre de Marzo, los gemelos Tweedledee/Tweedledum y el Lirón son otros de los personajes de Carroll reinterpretados por el director en un escenario en el que se alternan paisajes alegres y coloridos, como si de dibujos animados se tratase, y zonas asoladas, oscuras y tenebrosas.

El resultado es un cuento de represión y opresión, rodado en 2-D y transformado al 3-D que podrá verse en los cines de España a partir del próximo 16 de abril.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios