Toda la poesía de William Faulkner reunida por primera vez en un libro

  • La obra cuenta con un prólogo de Eduardo Moga y Daniel C. Richardson

A pesar de que el norteamericano William Faulkner recibió el Nobel por haber acuñado algunos de los títulos más simbólicos de la narrativa moderna, toda su obra manaba de una sensibilidad poética. Así lo defiende Eduardo Moga, traductor del libro que reúne por primera vez en el mundo la poesía completa de este autor.

Un libro en bilingüe que saldrá la próxima semana a la calle, editado por Bartleby, editorial empeñada en rescatar la poesía completa de los grandes narradores y poetas, y el cual reúne, además de los dos poemarios publicados por Faulkner en vida: El fauno de mármol (1924) y La rama verde (1933), toda la poesía que vio la luz después de morir.

Así, en el libro queda cerrada y revisada toda la poesía que el autor publicó en revistas universitarias o que regalaba a sus allegados y que iban dirigidas a sus amigos o a las mujeres que amó. Todo un material que se publicó tras su muerte bajo los títulos: Poemas de Mississippi (1979) y Helen: un cortejo (1981).

Este volumen con el nombre de Poesía Reunida también incluye un extenso prólogo de los traductores que han hecho posible este trabajo: Eduardo Moga y Daniel C. Richardson, ambos expertos en el autor norteamericano y conocedores de la idiosincrasia sureña, cuya naturaleza y paisaje tanto condicionaron la literatura de este escritor que vivió siempre en el sur y que se convirtió en un icono para esta geografía.

El autor de Mississippi (1897-1962) y creador de Absalom, Absalom, Una fábula o Las palmeras salvajes y del territorio imaginario Yoknapatawpha, lugar literario donde están ambientadas muchas de sus obras, escribió de sí mismo que se consideraba "un poeta fracasado. Un mal poeta de segunda fila".

Una humilde declaración que se desmiente leyendo este libro, como explica Eduardo Moga: "Él siempre se sentía poeta y nunca dejó de escribir poesía aunque no quisiera publicar". "Además -añade-, en toda su obra late un sentir poético, un impulso lírico que impregnó toda su narrativa. Así es que no se trata de un juego de juventud, sino de una pulsión que le acompañó toda su vida", matiza. "La presencia de la naturaleza es muy importante en todos sus libros -continúa Moga-, y así lo puede entender cualquiera que conozca el sur de Estados Unidos. Él vivió la naturaleza exhuberante y sugerente que auspiciaba una realidad muy vinculada a la cultura negra y a su conflicto con la cultura blanca, de gentes pobres en un mundo complejo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios