Transformación en reinas de la noche

  • Trece pinturas de Antonio Barbero muestran en la galería Jesús Puerto los rostros de las 'drag queen' de Granada, seres creativos que fabrican cada día una identidad visual y una personalidad completamente definida y real

El camarero que sirve el café, el dentista o el cartero se puede dirigir después de su jornada laboral a un camerino repleto de lentejuelas, purpurina, plumas y pestañas postizas. La transformación se produce … Son las reinas de la noche. A partir del viernes, día 6, el fruto de este proceso ha quedado retratado en una exposición original, sorprendente, llamada Transformaciones, de Antonio Barbero, que se exhibe en la Galería Jesús Puerto.

Trece pinturas realizadas con procesos en algunos casos experimentales plasman lo que hay detrás de las divas: "Seres creativos que fabrican cada día una identidad visual, una apariencia y, lo que es más importante, una personalidad completamente definida y real", explica el propio autor. El motivo de indagar sobre las drag queen de Granada es la búsqueda de argumentos para demostrar que nada es lo que parece y la capacidad del ser humano para mostrar "diferentes rostros con un mismo rostro y para vivir diferentes vidas en una misma vida". Lo de menos quizá sea el resultado, aunque no menos espectacular, de tacones de alturas imposibles y aires exagerados, lo importante es la persona que hay detrás, "trascender del efectismo fácil para llegar a través de la riqueza de matices hasta el tremendo caudal que albergan esos seres humanos con una increíble capacidad de cambio. Es lo que les hace grandes, diferentes, únicos", según Barbero.

La exposición ha levantado expectación entre el universo drag de Granada, arrastrando a numeroso público a la inauguración que se celebró el pasado viernes, en la que Marvel, uno de los personajes que ha posado para los cuadros, se transformó delante del público adoptando el aspecto con el que aparece en una de las pinturas. La performance tuvo como segundo objetivo demostrar que la obra de arte puede tomar vida y que la vida toma forma de arte.

Estas obras, en su mayoría, son pinturas al pastel sobre lienzo expuestas de manera directa, sin marco ni protección de cristal o metacrilato. Por ello, se ha sometido el pastel a un tratamiento especial que consiste en encapsular la película de color en látex. La otra parte de la obra son dibujos a carboncillo o grafito cuya principal aportación técnica es que están realizados sobre soportes novedosos, como el lienzo o planchas de PVC. En la exposición también hay un par de obras que están conformadas en forma de díptico, mediante dos módulos que generan una imagen unitaria.

Antonio Barbero comenzó con este trabajo, "casi como un divertimento" hace cinco años, consciente de que abordaba un "tema peculiar al que no está familiarizado el público en general" y se ha visto sorprendido de "la simpatía" que ha provocado en las personas que hasta ahora han sabido de él. El pintor confiesa que ha intentado abordar el tema de una manera "respetuosa" y no tanto por su interés en el resultado final sino en los procesos de transformación. De ahí el nombre de la exposición.

También destaca el profesor de Universidad que se han cuidado muchos los detalles, "desde la elección del espacio expositivo, la Galería Jesús Puerto, que se caracteriza por apostar por iniciativas actuales y comprometidas, pasando por la edición del catálogo, financiado por la Junta de Andalucía, debido al interés que ha suscitado el tema, hasta las colaboraciones literarias de autores consagrados o emergentes que han hecho suyo el tema propuesto y han contribuido con unos textos sinceros y sentidos".

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 2 de abril, nace con la vocación de convertirse en itinerante. Ya se ha expuesto en ciudades como Barcelona o Coimbra con bastante éxito, según su autor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios