El Tribunal Supremo rechaza el recurso presentado por El Secadero

  • José Luis Sánchez, el propietario del local en el que se estuvo programando música en vivo desde 1994 hasta 2008 tendrá que cumplir dos años y medio de prisión por un "delito contra el medio ambiente"

Comentarios 7

Irá a la cárcel por programar música en vivo. Dos años y medio, nada menos. José Luis Sánchez, propietario del pub El Secadero, en Alhendín, en donde se programaban usualmente conciertos en directo de cantautores y grupos de jazz, ha visto cómo el Tribunal Supremo ha rechazado su recurso contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Granada del pasado año que lo consideraba autor de un delito contra el medio ambiente. Sánchez y sus abogados preparan un recurso ante el Tribunal Constitucional. El plazo de ingreso en prisión será el próximo 19 de marzo si las cosas no cambian.

Fuentes próximas a la defensa señalaron ayer que el Tribunal Supremo ha entrado en un vericueto legal complejo: "Primero admitieron el recurso para ahora no admitirlo", señalaron. Las mismas fuentes apuntaron ayer: "Hay muchos locales que hacen ruido en sus instalaciones y que incluso causan lesiones y molestias a los vecinos, y son sancionados. Pero sus propietarios no tienen que ir a la cárcel".

José Luis Sánchez fue condenado el 23 de marzo del pasado año por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada. En ella se apuntaba que José Luis Sánchez había adquirido en 1994 un antiguo secadero de tabaco y lo había convertido en un local de música al aire libre. Tal actividad se desarrolló entre ese año y 2008. A juicio de los magistrados, tanto los conciertos como los equipos musicales generaban un "alto ruido" que rebasaba el máximo permitido de la normativa establecida y que producía "una contaminación acústica constante que se repetía noche tras noche y generaba una posibilidad de grave perjuicio para la salud de los vecinos que viven en las proximidades". Entre esos prejuicios, la sentencia citaba insomnio, irritabilidad y afectación en el rendimiento del trabajo. Por ello condenaba a José Luis Sánchez a una pena de dos años y medio de prisión, a una multa de 4.560 y a indemnizaciones por valor de 27.000 euros, más el pago de las costas a la parte contraria, es decir, a los denunciantes. En total, 33.000 euros.

Ésa será la cantidad que tendrá que reunir antes del 19 de marzo José Luis Sánchez para así, una vez en prisión, poder tener la posibilidad de solicitar un indulto parcial. Grupos de música de Granada, que ya en su momento constituyeron una plataforma solidaria hacia el programador y publicaron un manifiesto, comenzaron a movilizarse ayer a través de las redes sociales para organizar un concierto en el que se recaude la cantidad suficiente para evitar que Sánchez vaya a la cárcel.

"¿Por que se dicta una sentencia ejemplarizante contra un local que hace música en directo y no contra una de esas discotecas en las que el ruido es infernal? ¿Por qué parece que la música en directo es una especie de demonio?", se preguntaban ayer las fuentes consultadas.

Por El Secadero han pasado músicos como Celia Mur o Javier Krahe. El local formaba parte también del Festival Internacional de Jazz de Granada para la celebración de los trasnoches musicales. Los músicos granadinos calificaron ayer como "desmesurada" e "injusta" la decisión judicial y hasta alguno de los propios afectados por la música consideraron que era desproporcionada.

Formaciones como la Big Band de Granada, Funkdación o el músico Luis Poyatos ha comenzado ya a movilizarse para recaudar fondo y dar a conocer la situación de Sánchez quien, además, sufre de una incapacidad física. Sería la primera vez que la música en vivo es considerada como constitutiva de delito. Los propios músicos que tocaron en El Secadero ya se autoinculparon de ello.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios