Tronquitos de calabacín y anchoas

  • Para cuatro personas:4 calabacines medianos n 2 cebolletas n 2 dientes de ajo n 8 filetes de anchoas en aceite n 2 cucharadas de aceitunas negras sin hueso n unas hojas de salvia fresca n 1 huevo n queso tierno rallado n una taza de salsa de tomate casera n sal y pimienta negra molida n aceite de oliva

l Enjuagar los calabacines y quitarle algunas tiras de piel a lo largo. Retirar las puntas y se cortan en tres. Los cocemos al vapor, procurando que no queden demasiado blandos. Una vez hechos, dejamos que se enfríen y luego, con una cucharilla o un vaciador, retiramos la pulpa procurando no romper la piel.

l En una sartén grande rehogar las cebolletas en trocitos pequeños con un poquito de aceite de oliva. Cuando se ablanden, añadimos los dientes de ajo muy picados y una vez dorados, incorporamos la pulpa de los calabacines picada y salteamos, sin tapar para que vaya reduciendo.

l Mientras, en un cuenco grande batimos el huevo y añadimos las anchoas bien escurridas y muy picadas y las aceitunas cortadas en aros. Cuando se enfríe el sofrito, lo incorporamos al bol, añadir sal, pimienta y un puñado de hojas de salvia picadas. Mezclar bien.

l Sobre una fuente de horno colocamos los tronquitos de calabacín de pie, muy juntos para que no se vuelquen. Se van rellenando con la farsa, procurando que queden colmados. Espolvorear con abundante queso rallado y hornear a 180 grados durante un cuarto de hora y gratinar un par de minutos más.

l Cubrir el fondo de un plato de servir con la salsa de tomate y colocar encima los calabacines. Sacar a la mesa enseguida, antes de que se enfríen y acompañar con pasta hervida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios