La UGR publica un libro sobre los cambios en el barrio del Albaicín

  • Julio César Cabrera analiza los diferentes mitos que han rodeado siempre al barrio que, según muchos granadinos, hoy corre un serio peligro de deterioro

La editorial de la Universidad de Granada (UGR) ha publicado, dentro de la colección Biblioteca de Ciencias Políticas y Sociología, dirigida por el profesor Juan Montabes, el libro La reconstrucción material y simbólica del espacio urbano. El Albayzín de Granada, patrimonio de la humanidad, de Julio César Cabrera Medina, en el que se aborda la transformación de este rincón granadino, del modelo para interpretar el cambio social en un entorno urbano, de la economía, la heterogeneidad cultural, o el espacio de ocio, entre otros aspectos.

Según informó la UGR en una nota, el Albaicín -actualmente, Albaicín- ha sobrevivido porque "las características de su asentamiento geográfico, adecuadas para la época que lo vio nacer y crecer, y la significación social negativa atribuida hasta época reciente, lo dejaron al margen de la modernidad del desarrollo urbanístico e industrial".

Asimismo, el autor indicó que "el barrio fue centro histórico de alto componente afectivo y simbólico, pero en la actualidad es más histórico que centro, y su ubicación en la colina, así como la re-valorización de este tipo de espacio urbano, lo sitúa como objeto de estudio para el análisis de los complejos procesos de transformación social".

De igual modo, Julio César Cabrera Medina aseguró que "precisamente este abandono y posición marginal al desarrollo de la ciudad fue lo que permitió su conservación y transformación". En este sentido, añadió que el Albaicín "al quedar al margen de los planes urbanísticos de remodelación de la ciudad se ha conservado, pero también al quedar fuera ha sido construido por los propios albaicineros, como ha reconocido la Unesco al nombrarlo Patrimonio de la Humanidad".

Por otro lado, señaló que "el Albaicín ha reunido las condiciones para convertirse en un nuevo mito de la ciudad al manifestar lo que ésta ha sido, en su patrimonio, en sus hábitos sociales y ciudadanos, representando su pasado, su presente y su futuro", siendo éste un aspecto al que el autor dedica especial atención.

Según el investigador, "el mito del Albaicín presenta diferentes rasgos fundamentales como el componente mítico de su población homogénea, el mito administrativo, el mito económico y el mito de las relaciones comunitarias". En este contexto y durante las últimas décadas, el sentir generalizado de los granadinos, según Cabrera, es que "el barrio se encuentra en muy mal estado, en situación de profundo abandono y deterioro".

De igual modo, continuó afirmando que el mito del Albaicín queda establecido como "una determinada forma de organización social inexistente pero con repercusiones sobre la realidad ya que simplifica la complejidad y permite actuar sin necesidad de replanteárselo todo de nuevo".

El mito, según Cabrera, "se constituye en una vacuna contra el temor que inspiran los imprevistos cambios sociales que afectan a las relaciones de proximidad física, de interacción cotidiana que se transforman en las actuales formas de relación social".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios