Un Universo más transparente

  • El IAA participa en el hallazgo de rayos gamma de muy alta energía de un cuásar · El descubrimiento podría cambiar las teorías sobre la formación de galaxias

El Universo es más transparente de lo que se creía. Así lo demuestra un estudio en el que ha participado el Instituto de Astrofísica de Andalucía y que podría obligar a cambiar las teorías actuales sobre la formación de las galaxias.

"El resultado más espectacular es que en contra de lo que los modelos generalmente aceptados proponían, el universo es más transparente debido a que se ha detectado una emisión de radiación gamma muy energética proveniente de un cuásar -el núcleo de una galaxia- situado a más de 5.000 millones de años luz". Como se supone que el inicio del Universo tiene lugar hace unos 13.700 millones de años luz "este cuásar -llamado 3C 279- comenzó a vivir cuando el Universo tenía 8.000".

El hecho de observar una emisión tan energética procedente de un objeto tan lejano (casi la mitad de la edad del universo) supone un auténtico descubrimiento puesto que, como explica el astrónomo del IAA Miguel Ángel Pérez-Torres, se creía que "desde donde emite el cuásar esa radiación hasta que llega a nosotros se encuentra con la emisión de otras galaxias y estrellas que servirían a modo de filtro, funcionando como un cristal opaco".

Los modelos hasta ahora decían que detectar luz de rayos gamma de tal energía y de un objeto tan lejano sería imposible por la luz de fondo extragaláctica producida por las estrellas y galaxias y acumulada a lo largo de la historia del Universo. Pérez-Torres pone un ejemplo que lo aclara: "Si en un día claro en medio del campo enciendes un foco de luz a cierta distancia se detecta hasta que en medio una nube evita que pase la luz. Lo que juega aquí el papel de nube sería la luz de otras estrellas y galaxias . Se pensaba que si esa nube fuera muy densa yo no se vería nada de esa radiación. Pero sí pasa. No es que haya más luz, sino que el Universo es más transparente". Un consorcio internacional con la participación española del CSIC, el Instituto de Ciencias del Espacio y el IAA lo ha demostrado. La determinación de la densidad de la luz de fondo extragaláctica resulta muy complicada pero la detección de rayos gamma de un cuásar tan lejano como 3C 279 representa un problema para las teorías actuales.

El hallazgo ha sido posible gracias al telescopio MAGIC (Gran Telescopio de Imagen Cherenkov de Rayos Gamma) situado en el observatorio del Roque de los Muchachos en la isla canaria de La Palma. Gracias a un espejo de 17 metros de diámetro -el mayor espejo de telescopio del mundo- detecta los rayos gamma gracias a los cortos destellos de luz que producen cuando interaccionan con las partículas de la atmósfera terrestre, conocidos como radiación de Cherenjov.

Los científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía mantienen una activa implicación en el proyecto MAGIC, combinada con otros proyectos en el campo de la cosmología, relacionados con la materia oscura, la formación y evolución de las galaxias y la estructura a gran escala del Universo. Entre los objetos de estudio del telescopio se encuentran los fenómenos más violentos del Universo, como las supernovas, las explosiones de rayos gamma o los cuásares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios