Urbanismo expresionista

  • El pintor gaditano Ricardo Galán Urréjola muestra en la Galería Ceferino Navarro de Granada una exposición en la que exhibe su potente visión personal del arte y la realidad sin ningún tipo de tapujos

Ricardo Galán Urréjola es un artista gaditano con una amplísima trayectoria expositiva avalada por un trabajo serio planteado desde una pintura tan poderosa, tan bien conformada y tan acertadamente transmitida que es aceptada y valorada unánimemente desde todos los sectores.

Son muchos años los que vengo siguiendo el trabajo de este pintor. He asistido a su pausada, lógica y sensata evolución y he comprobado que ha llegado a un punto donde la manifiesta calidad de lo que hace proviene de estar al margen de todo y hacer únicamente lo que quiere y como quiere. Los complejos intelectualistas del arte actual, su dialéctica absurda, a él le cogen pintando y recreando un universo paisajístico donde la pintura pintura se hace presente en su más absoluta dimensión.

No es la primera vez que Ricardo Galán Urréjola se presenta en Granada. Aquí ya ha demostrado la importancia de su obra que sigue teniendo a la ciudad como su más determinante protagonista seguro. El paisaje urbano nos muestra sus posiciones más inmediatas, aquellas de las que todos gozamos y sufrimos y de las que, también, nos sentimos partícipes.

Cuando se analiza la pintura de este autor lo primero que llama la atención es su absoluta fuerza formal. El artista maneja a la perfección la materia plástica, le saca todo su mayor partido, la envuelve de una consciente atmósfera, le imprime una medida estructura material y la deja en manos de un dibujo determinante que sirve de esqueleto arquitectónico para construir un entramado paisajístico con la realidad perdiendo sus contornos definidos y adoptando un tránsito expresivo que realza el concepto en detrimento de una ilustración que, cada vez, le interesa menos porque sus argumentos han accedido a una serie de horizontes menos constreñidos por la representación de lo concreto que ha dejado de exigir pleitesía.

La exposición en la galería de la calle Ceferino Navarro nos pone en la sintonía total de un buen pintor; un artista cada vez más convencido de lo que hace y cómo hay que hacerlo. Está en posesión de un bagaje técnico importante que le permite afrontar cualquier situación. De esta manera plantea un paisaje poderoso, con la ciudad desentrañando felices posiciones supliendo las concreciones con una mayor libertad ilustrativa donde la realidad magnifica sus posturas de mayor expresividad. Es el personal ideario estético de un artista, además muy buen pintor, que sabe transmitir una realidad muy bien compuesta de principio a fin.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios