Valentín Albardíaz analiza las fragilidades del color y la forma

  • El pintor muestra en el hotel Ladrón de Agua su exposición 'Galería de Frágiles', con acrílicos sobre acuarela inspirados en las transparencias de los cristales

Comentarios 5

Cuando está a punto de comenzar a explicar cómo ha hecho los cuadros que cuelgan desde el pasado día 26 en las tres plantas del hotel Ladrón de Agua, aparece el periodista Tico Medina, toda una eminencia en la profesión y cronista oficial de la Ciudad de Granada: "¿Tú eres Valentín Albardíaz, el que ha pintado esto?". El pintor, sorprendido, asiente. "Es que te quiero comprar uno, son magníficos". Después de un intercambio de halagos, Medina se marcha con el teléfono de Albardíaz. Ése es el impacto de su pintura.

Galería de frágiles. Así se llama la muestra que se inauguró el pasado 26 de mayo y que estará abierta hasta el 23 de junio: se trata de acrílicos sobre papel en los que Albardíaz despliega magistralmente todas sus técnicas sobre el uso del color y de la luz. "El nombre de la exposición es el de una de las series que hay", dice el pintor granadino. "Está inspirado en las transparencias de los cristales y en su fragilidad. Lo de Galería es por la estructura del espacio expositivo".

Valentín Albardíaz es un creador muy peculiar que ha desarrollado una técnica similar a la de la acuarela, sólo que con acrílico. El resultado son cuadros de colores vívidos, abstracciones casi sonoras y tejidos visuales que atrapan inmediatamente al espectador.

"La exposición", explica, "recoge una serie que inicié a finales de 2009 llamada En un tiempo gótico y que había tenido su antecedente en La vidriera verde, que hacía referencia a las vidrieras, pero no en su sentido religioso, sino en su sentido espiritual. Unas series se van introduciendo en otras. También hice una llamada Otros litorales en 2007, a raíz de los tsunamis. Con ella quería expresar que deberíamos ir acostumbrándonos a las catástrofes naturales que están modificando el medio, y hay que verlas sin dramatismos."

La base fundamental en el trabajo de Valentín Albardíaz, según él mismo explica, está en el color y en la composición. "Intento buscar siempre una armonía entre los colores", dice. "De alguna manera, intento agradar la vista del espectador. Siempre digo que si consigo atrapar la mirada de alguien que asiste a mis exposiciones medio minuto, ya lo considero un éxito".

La exposición está dividida en las tres plantas del hotel. En la tercera está la obra más figurativa de Albardíaz. "He hecho una serie llamada Turner/Torner que está relacionada con elpintor británico Turner y con el grupo de Cuenca de la pintura lírica de los sesenta. Me considero un admirador de la pintura lírica española".

De su técnica resalta: "Yo siempre trabajo con acrílico sobre papel, aunque utilizo una mezcla muy acuosa. Siempre trabajo a base de veladuras". Respecto a los temas, dice: "A veces un tema pictórico se convierte en algo obsesivo e insatisfactorio. Por eso, en ocasiones repito un mismo motivo pero empleando diferentes colores o diferentes formas. Hasta que no dejas reposar la obra, no te das cuenta realmente de lo que has hecho".

"Hay gente que a veces me dice: 'Valentín, qué giro has dado a tu pintura' o 'la serie de 2007 me parece mejor'. Pero yo no estoy de acuerdo. Sencillamente se trata del tiempo que tarda la gente a acostumbrarse a lo último que has hecho, a lo nuevo. Cada cuadro es un tema de matices. En ocasiones parece como hecho muy deprisa cuando es todo lo contrario, porque trabajo con veladuras y tengo que esperar a que la pintura se haya secado para poder seguir pintando. Por eso suelo trabajar simultáneamente en siete u ocho obras".

Considera Albardíaz que no hay crisis en la pintura. "El movimiento en la pintura siempre es cíclico. De pronto se pone de modo la figuración y de pronto la abstración. Pero sólo se trata de buena pintura o mala pintura".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios