Vargas Llosa ya está en Estocolmo para recibir el premio Nobel

  • El escritor peruano fue recibido en Suecia por una discreta delegación

"Viajamos a Estocolmo, la capital de un país que se llama Suecia, donde a tu abuelo le van a dar un premio", le decía ayer un sonriente Vargas Llosa a su pequeña nieta Anais durante el vuelo que lo trasladó desde Madrid hasta la capital sueca. Acompañado por su mujer, Patricia, su hija Morgana, y sus nietas, Anais, de 10 meses, e Isabela, de poco más de tres años, y su equipo de colaboradores, el flamante Premio Nobel recibió en Estocolmo una discreta bienvenida por parte de la Fundación Nobel.

Horas antes, el escritor peruano, que también tiene la nacionalidad española, dejó atrás un Madrid lluvioso que le despedía con el calor de los viajeros del aeropuerto, que se acercaban a pedirle autógrafos y a fotografiarse con él.

Un coloquial Vargas Llosa explicó que el conflicto desatado por los controladores, que mantuvo desde la tarde del viernes al sábado paralizado el tráfico aéreo español, había "inyectado un poco de emoción" y "cierto nerviosismo" al "sprint" final de los preparativos para la recepción del premio.

Ante la dificultad para abandonar el viernes España por vía aérea, Vargas Llosa barajó la posibilidad de trasladarse a París o Lisboa, y desde una de estas dos capitales europeas emprender lo que el autor de La casa verde denominó "la gran aventura". Así, como un singular viajero, con una maleta de mano y un diario, el escritor peruano abandonaba ayer la capital española, que anoche le brindó un homenaje en forma de "saque de honor" en el partido que disputaron el Real Madrid y el Valencia Club de Fútbol en el estadio Santiago Bernabéu. Vargas Llosa se mostró impresionado por la "inmensidad" del campo de fútbol. "Yo pensé en los circos romanos", decía el escritor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios