Viaje en globo hacia el sol

  • l http://www.mps.mpg.de/en/projekte/sunrise/.La misión Sunrise estudiará la estructura y la dinámica del campo magnético en la atmósfera del Sol gracias al telescopio IMaX, en cuya construcción ha participado el IAA

La misión Sunrise de la NASA, en la que participa España a través del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), dependiente del Ministerio de Defensa, partió ayer por la mañana desde el Centro Espacial Esrange (Suecia) para observar la superficie solar mediante un telescopio a bordo de un globo gigante, que observará detalles de hasta 35 kilómetros de la superficie solar.

Sunrise estudiará la estructura y dinámica del campo magnético en la atmósfera del Sol desde una posición privilegiada, en el ártico y a una altura de unos cuarenta kilómetros, lo que evitará los ciclos de día y noche y la degradación de las imágenes producida por la atmósfera terrestre. La misión es fruto de una colaboración entre la agencia espacial alemana DLR, la estadounidense NASA y el Programa Nacional del Espacio español.

Jose Carlos del Toro, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) e integrante del equipo de Sunrise destaca "la resolución sin precedentes" de las imágenes y espectros que obtendrá el telescopio, "cuyo análisis permitirá abordar uno de los mayores desafíos de la astrofísica actual, el campo magnético solar".

El Sol encierra una gran cantidad de energía en forma de campo magnético, que se manifiesta de muy variadas formas, desde las manchas hasta las tormentas solares, y que hoy día se considera la clave para profundizar en el conocimiento del Sol. Su estudio resulta primordial porque la actividad solar afecta de forma directa a nuestro planeta y porque constituye el único objeto celeste lo suficientemente cercano para estudiar un campo magnético en detalle.

Todas las imágenes recogidas por el telescopio permitirán estudiar con mayor detalle el magnetismo solar, que es el responsable de la actividad solar que incide directamente en la capa de ozono con los consiguientes efectos climáticos. Además de conocer mejor la actividad solar, permitirá profundizar, entre otras cuestiones, en la comprensión del llamado clima espacial, es decir, las tormentas solares cuyos efectos, en forma de radiación y partículas energéticas, ponen en peligro los satélites que orbitan la Tierra, provocando fallos en sus comunicaciones.

La misión Sunrise ha heredado las fortalezas de algunos de los mejores observatorios solares, como la Torre Solar Sueca (SST, Isla de la Palma) o el satélite Hinode, e introduce mejoras como la observación en el ultravioleta o posibilidad de obtener un mapa en dos dimensiones del campo magnético al completo, además de su inigualable resolución. El empleo de un globo estratosférico le permite trabajar en condiciones similares a las de los satélites y evitar la degradación de las imágenes producida por las turbulencias de la baja atmósfera terrestre, pero con un coste y un tiempo de ejecución considerablemente menor. Además, su trayectoria circular por el ártico le permite evitar los ciclos día y noche y observar el Sol de forma ininterrumpida durante toda la duración del vuelo, así como la generación de energía constante gracias a los paneles solares.

En este primer vuelo de cinco días Sunrise atravesará Noruega y Groenlandia hasta alcanzar el norte de Canadá, y en un segundo vuelo programado para diciembre o enero de 2010 completará una trayectoria alrededor del Polo Sur de entre nueve y doce días de duración.

El Programa Nacional del Espacio español ha contribuido en Sunrise con el diseño y elaboración del magnetógrafo IMaX a través de cuatro instituciones: el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el Grupo de Astronomía y Ciencias del Espacio (GACE) de la Universidad de Valencia y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). IMaX (siglas inglesas de Imaging Magnetograph eXperiment, o magnetógrafo experimental con imagen) estudiará el campo magnético solar con una resolución sin precedentes y por periodos de varios días con una calidad de imagen constante, lo que permitirá avanzar de forma notable en el conocimiento del magnetismo solar, su evolución y sus efectos sobre el medio interplanetario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios