Viejos francotiradores

  • Chuck Propeht vuelve a la carga con 'Let freedom ring', un disco cargado de canciones soberbias con todos los palos del rock

Los más viejos del lugar se acordarán de aquello que aquí dimos en llamar Nuevo Rock Americano. Apenas habían arrancado los 80 y en contraposición a los teclados sintéticos del techno-pop y los pelos cardados de los Nuevos Románticos, un puñado de grupos surgidos de todos los rincones de la Unión se mostraban decididos a no claudicar ante las nuevas tendencias y a recuperar la carnalidad del rock de guitarras. Ahí estaban The Long Ryders, Dream Syndicate, Rain Parade y hasta los mismísimos R.E.M. instalados en el underground.

Una de las bandas más brillantes y características de la corriente mezclaba con las dosis justas psicodelia y roots-rock y se llamaba Green On Red. Fue una banda necesaria para que luego surgieran otras como Wilco o Giant Sand y estaba liderada por el teclista Chris Cacavas y el guitarrista Chuck Prophet. Con el cambio de década hubo desbandada y desde entonces Prophet ha desarrollado una carrera en solitario que a la chita callando lo ha convertido en uno de los más sólidos autores de su generación. Por algo es el cantante favorito de la gran Lucinda Williams. Si su anterior entrega, el sensacional Soap and water (Yep Roc, 2007) fue saludado por la crítica como su mejor trabajo, este nuevo álbum no le va a la zaga. El californiano se muestra más seguro e inspirado que nunca glosando la rebeldía de los inadaptados y los perdedores, canciones sobre la indignidad y el desamor, sobre los sentimientos de las víctimas del capitalismo, desde la época de la depresión a la América moderna. Cantando con la convicción que ya no le queda a Tom Petty. Y sin fuegos de artificio, dejando que el peso recaiga sobre unas canciones soberbias en las que caben todos los palos que conforman la americana y dejando que fluya el rock and roll.

En su magistral muestreo hay lecciones propias del mejor Keith Richards (Sonny Liston's Blues) y otras perlas de extracción stoniana (American man), folk-rock de altura (What can a mother do, sobre una menor declarada persona non grata en 17 estados), sobrecogedores poemas de tono bluesístico (Barely exist), country rock de manual como el que da título al álbum, rock and roll fibroso y sin aditivos (Good time crowd) o arrastradas baladas que sirven de homenaje a las pequeños placeres de la vida que el dinero no puede comprar como Leave the window open con la que se cierra el disco.

Con todo esto, la mejor noticia es, sin embargo, que Chuck Prophet estará de gira por España el próximo mes de abril y, si son ciertos los rumores, pasará por Granada.

Chuck Prophet Cooking Vinyl-Pias

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios