Viejos rockeros en plena forma (1)

  • El cantante Neil Diamond se une a la oleada de grandes glorias del rock and roll con un nuevo trabajo discográfico

Más allá del manoseado tópico de que los viejos rockeros nunca mueren, se da la coincidencia de que en los últimos meses han aparecido unos cuantos brillantes trabajos de artistas de la quinta del incombustible Bruce Springsteen. Cantantes que iniciaron su carrera en los setenta, y cuyo mejor momento parecía haber pasado. Se trata en todos los casos de autores contrastados y resulta que la mayor parte de ellos vienen a revitalizar sus carreras contra pronóstico. En unos casos de manera más sorprendente que en otros, eso sí. Así que echémosle un vistazo y averigüemos qué hay de cierto en algunas resurrecciones. Quizás el menos esperado sea el caso de Neil Diamond. En sentido estricto, no pertenece a la quinta del Boss, pues durante los 60 ya se ganaba bien la vida como compositor que nutría de éxitos a la factoría de Tin Pan Alley. Suyas son por ejemplo, algunas de las más conocidas canciones de los Monkees. Finalizando la década prodigiosa inició una fulgurante carrera como solista que asaltó las listas de medio mundo con Cracklin' rose, Song sung blue o Sweet Caroline. Si bien por entonces sus directos eran dinámicos y poderosos, su target estaba enfocado a un público más adulto y menos exigente con la autenticidad roquera. De modo que siendo una figura de primer orden comercial, nunca gozó de la credibilidad del sector crítico. Con los años se acomodó y perdió consistencia en un caso paradigmático de artista viviendo de las rentas. Algo que vino a corregir su encuentro con Rick Rubin, el productor artífice de los excelentes trabajos que nos dejó Johnny Cash en el ocaso de su carrera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios