Vincent Gallo alimenta su mito

  • El actor presenta en el certamen, esta vez como director, 'Promises Written in Water'

El actor y director estadounidense Vincent Gallo siguió alimentando hoy en la Mostra de Venecia su mito de estrella maldita y escurridiza con Promises Written in Water. Gallo, que se ausentó ayer de la presentación de Essential Killing, de la que es protagonista, tampoco defendió hoy la cinta que ha dirigido.

El actor, que rodó en Argentina Tetro con Francis Ford Coppola, tiene en su currículum de excentricidades haber subastado su semen por internet y el dudoso honor de haber presentado en Cannes 2003 The Brown Bunny, en la que Chloë Sevigny le practicaba una felación y que fue catalogada en su momento como "la peor película jamás seleccionada a concurso" en ese festival.

Con estas cartas de presentación, Promises Written in Water pasó más desapercibida o, quizá, la audiencia sabía a lo que iba, aunque no hubiera ni sinopsis en el catálogo, ni dossier para la prensa. Teniendo en cuenta que para pedir entrevistas -que no ha concedido- había que dirigirse a vincentgallo@vincentgallo.com, a nadie le extrañó que su nueva creación estuviera dedicada a sí mismo: planos de su cuerpo o su cara de más de diez minutos con la opción estilística del blanco y negro y el grano grueso.

Los que hasta ahora habían seguido su carrera con pleitesía encontraron una nueva píldora de satisfacción. Los que nunca comulgaron con sus excesos, tampoco cambiaron de opinión. ¿De qué lado estará el jurado?

Como última pieza de la jornada, el cine italiano atentó contra los festivaleros con una película,Noi credevamo, con la imposible duración de 204 minutos centrados en la unificación de Italia, de la que se cumplen 150 años en 2011. Los hubo que aguantaron una hora, los hubo que dos. Pero pocos llegaron al final de una historia dirigida por Mario Martone y basada en la novela de Anna Banti.

Los supervivientes vieron cómo en el desenlace se describe Italia como un país "obtuso, soberbio y asesino". "Son adjetivos que se refieren a entonces, pero es algo que sigue presente, que se mantiene, así como las fuerzas que luchan contra ello. No es cuestión de derecha e izquierda, sino de democracia y autoritarismo", resumió su director.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios