Visiones manipuladas de Bergman en las miradas de Joaquín Casanova

  • El creador granadino, director de La Maquiné, expone en el Palacio de los Condes de Gabia 'Como en un espejo', una muestra en la que mezcla videoinstalaciones y esculturas hechas a base de sal

El Palacio de los Condes de Gabia acoge desde ayer y hasta el próximo 24 de abril la obra Como en un espejo, del creador Joaquín Casanova (Granada, 1976), una mezcla de videoinstalaciones y esculturas hechas a base de sal y parafina. La muestra está inspirada en la película del mismo nombre de Ingmar Bergman y es un sorprendente reto de la imaginación.

La película de Bergman, de la que Casanova extrae un fragmento que manipula, narra la historia de Karen, una mujer que sufre esquizofrenia y ve visiones en las que cree encontrar a Dios en forma de tortuga. A partir de ahí, Casanova ha desarrollado su propio lenguaje onírico: en una habitación completamente pintada de negro aparece, en el centro, la escultura de una bañera llena de sal en la que hay un hombre, también de sal. A su lado, en la pared, hay una videoinstalación de otro hombre, ya real, que intenta salir, vestido, de una bañera.

En otro de los rincones de la playa, el espectador puede contemplar el vídeo de una chica que, lenta, muy lentamente, casi de forma hipnótica, se va adentrando en el mar.

Otra parte de la sala muestra a una serie de tortugas en procesión, todas ellas de sal. Por último, tras una puerta, en otro de los rincones, está la obra titulada Resquicio: unas escaleras llenas de sal derramada ascienden hasta una pantalla en la que se proyecta un fragmento de la película de Bergman. Todo, mientras suena una pieza de Johan Sebastian Bach que ha sido manipulada.

"He tratado de crear un espacio cinematográfico y escultórico", señala Joaquín Casanova. "Pretendo transformar lo plano en espesor, provocar el despertar de la memoria". La utilización de la sal, según comenta el creador, se debe a su significado de pureza y de falta de cambio. La sal nunca se transforma en otra cosa.

Casanova es artista y director de escena, responsable de la compañía La Maquiné. Su obra se produce en diversas disciplinas, como la instalación, el vídeo, la performance, la pintura y la escultura. Su gran interés está en investigar los trasfondos físicos y psíquicos de lo cotidiano. Una de las técnicas que emplea es el ready made ('lo ya hecho'), que consiste en manipular material que ha encontrado para hacer de él otra cosa diferente, al estilo de Duchamp. "Trato de crear imágenes imaginarias", señala el creador que, por momentos, consigue transmitir en el espectador la sensación de hipnosis cuando contempla sus obras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios