"Vivimos buenos tiempos para el jazz "

  • El certamen 'Jazz en el lago' llega puntual a su cita en Atarfe Esta noche el cartel será doble con 'La Blasa' y Perico Sambeat

A pesar de los malos augurios que se barruntaban el año pasado en la Ermita de los Tres Juanes, un extendido rumor que aseguraba que el cambio en el gobierno de Atarfe dejaría sin presupuesto al certamen, finalmente llega puntual a su cita la décimo quinta edición de Jazz en el Lago, como siempre, en tan singular paraje. Para abrir el certamen, esta misma noche, un doble cartel con La Blasa, una agrupación que recupera tradiciones de profundo arraigo pero más bien olvidadas del folclore en castellano, especialmente el hispanoamericano, que van del tango al son y de la chacarera al vals peruano, para darle un barniz que realza la influencias de músicas más extendidas como el jazz o el flamenco; un doble cartel, decíamos, que tiene en la figura de Perico Sambeat, a uno de los músicos españoles de mayor reputación a nivel internacional por méritos propios, su principal atractivo. Hablamos con él para que nos cuente qué concierto nos va a plantear en Atarfe y algo más sobre Gareth Fowler, el joven guitarrista británico, una de las últimas sensaciones del jazz europeo, que lo acompañará esta noche.

Sambeat se ha ganado a pulso durante más de veinticinco años de profesión el ser uno de los músicos más queridos y respetados de la escena española de jazz y comenzamos por preguntarle por uno de sus más emocionantes encuentros, el que tuvo con el gran Tete Montoliu, con el que llegó a tocar en los noventa. Sobre él comenta que "era un enorme músico, ejerció una tremenda influencia en todos los músicos de mi generación, siempre, y todavía hoy, es una gran inspiración escucharle".

Como Tete en su día, Perico Sambeat es de los pocos músicos españoles que han trascendido su ámbito y logrado un alcance global. Sobre la barrera de cristal que impide a otros muchos instrumentistas de gran calidad que hay en España conseguir la internacionalización que él sí ha conseguido, reflexiona: "No es fácil; España ha estado siempre aislada de los circuitos de jazz internacionales, el franquismo fue una gran lacra en ese sentido, poco a poco, esto está cambiando. Efectivamente, debe ser poco a poco, pues han pasado ya otros cuarenta años, aunque no hayan sido tan fructíferos para el jazz como los que coincidieron con el franquismo.

Le recordamos que su primera vez en Granada fue al frente de aquel maravilloso proyecto llamado AfreeK… "Creo recordar que sí, a mediados de los 80 en el Festival de Jazz que se realizaba en el Auditorio Manuel de Falla". Se refiere al Festival de Jazz de Granada, que en sus primeras ediciones de los ochenta tuvo al Falla como sede central. Más tarde volvería a nuestra ciudad a dirigir a la Big Band. "Sí, lo recuerdo; guardo muy buen recuerdo de aquel concierto", y curiosamente su último trabajo ha sido también grabado con una Big Band. Parece que siente debilidad por el formato: "siempre me ha atraído el mundo de la armonía y los arreglos, y lo cierto es que la big band es la mejor forma de desarrollar ambos conceptos". En sus inicios pasó un año en Nueva York.

Desde entonces mantiene una hermosa relación con la Gran Manzana. Le insistimos recordándole que con Brad Mehldau ha grabado en diversas ocasiones y se arranca contándonos que "Mehldau es un músico gigantesco a quien admiro cantidad, es uno de los pianistas más importantes de la actualidad y ya forma parte de la historia del jazz. Hay músicos que están muy infravalorados, pero en su caso tampoco está sobrevalorado, es un gigante y se le reconoce".

Pero dejemos de hablar del pasado y centrémonos en la actualidad. En su concierto de esta noche se presenta junto al guitarrista Gareth Fowler.

Finalizamos hablando de Ramón Valle, que será la estrella mañana en este mismo festival, y que fue compañero de Perico Sambeat. "Con Ramón hemos hecho varias colaboraciones y un montón de conciertos, incluso hemos tocado juntos en Australia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios