La Yerbabuena crece en el Generalife

  • La bailaora celebra esta noche el décimo aniversario de su compañía con un repaso por su trayectoria junto a amigos como los cantaores Miguel Poveda o Arcángel

El cumpleaños de la compañía de Eva Yerbabuena tiene más invitados que la boda de Belén Esteban que se celebra también esta noche. La bailaora granadina cumple su décimo aniversario con los 1.500 espectadores que acabaron con las entradas del Auditorio del Generalife al poco tiempo de salir a la venta.

Y sobre el escenario, invitados de excepción para un espectáculo "irrepetible", según expresó la propia Yerbabuena durante la presentación. Será la canción de cumpleaños con mejor afinación imaginable: Arcángel, Miguel Poveda, Marina Heredia, Segundo Falcón y Enrique El Extremeño pondrán voz a las coreografías de la granadina. "Este espectáculo es único y lo voy a hacer aquí y en ningún sitio más", afirmó la coreógrafa y Premio Nacional de Danza. "Una de mis frustraciones es no ser cantaora y, como no sé cantar, a la hora de elegir no lo he tenido fácil y no me lo han puesto fácil", dijo la bailaora. Y no sin razón. Los cantaores que han pasado por su compañía, caso de Arcángel o Poveda, pasan por ser las grandes voces del futuro del flamenco. "El regalo son sus voces", continuó.

Otro amigo que se sumará a la fiesta es el artista Patrick de Banna, "el primer bailarín que entró en mi compañía y una persona con una formación increíble y con una magia especial". También ha sido su cicerone a la hora de explorar registros diferentes al flamenco.

La obra, patrocinada por CajaGranada, será un recorrido por las piezas más emblemáticas de su repertorio como Alba del hijo (nana); Tórtola (serrana); Torre de la Vela (granaína); A las cinco de la tarde (farruca); o Uña y carne (seguiriya). Y, como muestra del entusiasmo de sus compañeros, La Yerbabuena recordó la 'decepción' de los cantaores al ver el repertorio "ya que todos querían cantar más".

"Pero hay que tener en cuenta que soy de carne y hueso y si damos rienda suelta a lo que ellos quieren la noche no va a acabar y me van a tener que ingresar con una botella de oxígeno", bromeó la bailaora.

Y todo ello sin más línea argumental para unir las piezas que las evoluciones de la artista en el escenario. "La única pretensión es que disfrutemos los artistas y los espectadores y soplar mi tarta de cumpleaños en el escenario y pedir un deseo como es tradición". ¿Y qué deseo pedirá en el Generalife? "Lo guardo para mí para que se pueda cumplir", confesó con timidez.

Pero el décimo aniversario de La Yerbabuena también tendrá un nuevo salto al vacío. "Voy a hacer cosas que no he hecho nunca", explicó la bailaora que ya tiene cita con el duende del flamenco esta noche. "Los ensayos con los músicos ya han sido mágicos y, como dijo Lorca, tengo fe de que aparezca el duendecillo".

Por su parte, el director del Festival de Música y Danza, Enrique Gámez, destacó que la ciudad es "afortunada" porque Eva Yerbabuena "nos ha elegido para presentar su memoria con un ramillete de artistas irrepetible".

La bailaora, que ha recibido elogios hasta del mismísimo Baryshnikov, "ha quitado al flamenco la nacionalidad y lo ha convertido en una esencia". Para Gámez, "su lenguaje personal une la tradición clásica del flamenco y la danza como un lenguaje vivo, que se relaciona con otras formas". Y todo ello resumido en el menudo cuerpo de una granadina que sostiene el arte en sus manos y que se ha colocado el mundo por bata de cola.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios