El absurdo real

Hay una constante y difícil distancia a saldar para todo texto y autor teatral, su confrontación con el público, la escena. La dramaturgia del autor granadino José Moreno Arenas puede ser un ejemplo de esa dificultad casi constitutiva de la autoría dramática en España para estrenar obras impresas y avaladas de antemano por premios y estudios críticos. A cargo de la compañía Teatre´ves pudimos asistir al estreno absoluto de La cantante, El clarinete y El aparcamiento y a una nueva puesta en escena de El accidente. Esto confirma la norma según la cual los autores contemporáneos tienen más facilidad para estrenar sus piezas a través de las compañías de teatro universitario o de aficionados. A la industria teatral le gusta asumir el mínimo riesgo creativo y asegurarse que le rente bien. Vende más un clásico que un autor vivo; y cuánto más difícil estrenar un autor como Moreno Arenas, que además apuesta por una fórmula antirrealista de teatro breve anclada en las corrientes de vanguardia española de posguerra, que asume un riesgo al precisar de una puesta en escena cómplice y atrevida que da la mano al teatro gestual, el absurdo, la farsa valleinclanesca y da la espalda al código naturalista en la interpretación o al decorado pomposo propio de los grandes montajes.

A este Ser humano perfecto, a este ideal, se le nombra en el texto y la escena siempre por elipsis, nunca está. Este título que aglutina estas piezas breves nombra irónicamente muy bien un paradigma del ser humano que atraviesa toda la producción de Moreno Arenas: lo imperfecto e inhumano que se muestra en escena o se desvela desde la lógica del absurdo real; la comicidad como mejor forma de aproximarse al 'desperfecto' humano. Personajes alegóricos o cotidianos dan cuenta del disparate humano mostrando el mundo al revés pero como es: el accidentado víctima de los transeúntes que pasan por su lado; el desvelamiento del pequeño ser imperfecto que se camufla bajo el vestir más glamouroso; el despotismo de la Gran Autoridad; la violenta discriminación e intolerancia hacia la otredad o la crítica a la propia teatralidad. Teatre´ves arriesga con Moreno Arenas y sabrá pulir y trabajar las piezas. Montaje certero en el vestuario, la economía de elementos y atrezzo pero irregular en la interpretación coral. Cuiden el histrionismo final, ¡adelante!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios