El aire se pasea por el bosque de la Alhambra

  • Una exposición muestra a cielo descubierto algunas 70 de las mejores fotografías del mundo relacionadas con el viento

Lo mejor del aire se respira en la Alhambra desde ayer y hasta el próximo 20 de noviembre. El bosque central del recinto monumental, junto a la escultura dedicada a Ángel Ganivet, se ha convertido en una sala de exposiciones a cielo descubierto en la que pueden verse impresionantes fotografías sobre todas las manifestaciones del aire. La muestra, titulada precisamente así, Aire, recoge 70 obras en las que la luz, el color y, sobre todo, las formas impactan al transeúnte. Como dijo el comisario de la exposición, Joaquín Araújo: "Vivimos en todo momento a orillas del aire".

Algunos de los mejores fotógrafos del mundo han sido seleccionados por la Fundación Axa y la editorial Lunwerg para formar parte de la muestra. Cada uno ha retratado el aire a su manera: desde extraños dibujos creadas por las nubes hasta rocas configuradas por siglos de erosión pasando por saltos de paracaidistas o el vuelo de las aves. Cada una de ellas es espectacular.

La muestra es la continuación de otra que se denominó Agua y que también estuvo presente en el bosque de la Alhambra el pasado año. "Si en aquella muestro utilicé la palabra confluencia, para esta exposición utilizaré la palabra abrazo", dijo Joaquín Araújo. "El abrazo es achicar el aire, y el abrazo ha sido dado por este bosque, el más hospitalario que existe en la Tierra y al que 2.000 o 3.000 poetas le han cantado alguna vez".

"Los mejores atrapadores de luces y aires hacen esta exposición", dijo el comisario, autor de los textos que acompañan a la muestra, refiriéndose a los fotógrafos. Nombres como Galen Rowell, Kayuyoshi Nomachi, Richard Corey, Roger Archibald, Fred Thomas o Francisco Ontañón están presentes en el bosque de la Alhambra.

Cada uno de ellos aporta su propia visión del aire, de cada fenómeno relacionado con el viento. La exposición está dividida en seis apartados: Casi todo vuela, Los estados del cielo, El aire juguete, La fuerza del viento, Lanzas de humo negro y La transparencia como tarea.

"La muestra permite asomarnos a las distintas facetas del aire", dijo Araújo, quien advirtió también sobre las condiciones climáticas que está viviendo el planeta en estos momentos. "El aire anda zozobrando porque lo hemos convertido en un vertedero". "El aire debe dejar de estar enfermo", añadió. "Queremos que la transparencia vuelva a nuestro lado".

"La verdad es algo que se respira, y con el aire no podemos hacer trampas", agregó el comisario, que dejó abierta la posibilidad de que la exposición, que ya ha estado en otros lugares, como el Parque del Retiro de Madrid, pueda continuar en Granada más tiempo del previsto, tal y como sucedió con Agua.

La intención de la muestra es aunar la divulgación cultural y la sensibilización en torno al medio ambiente. "El aire empieza por ser nuestro primer alimento", escribe Araújo en el catálogo de la muestra. "Y, así mismo, desencadena en nosotros múltiples relaciones; siendo, en ocasiones, el camino más veces usado por los seres vivos para desplazarse, es al mismo tiempo, y por desgracia, el gran vertedero. Con el aire incluso jugamos y, por supuesto, nos ha inspirado".

Araújo, motor de toda la muestra, es periodista, escritor y director editorial. Ganó, entre otros, el Premio de la Academia de Televisión por la mejor serie de la historia de TVE (El hombre y la tierra) y el Premio Nacional de Medio Ambiente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios