Los 70 años de la mayor historia de amor

  • 'Lo que el viento se llevó' sigue siendo uno de los mejores filmes de la Historia

Si bien Clark Gable y Vivien Leigh llevan tiempo muertos, su romance en el clásico del siglo Lo que el viento se llevó parece inmortal. El estreno en la pantalla grande del drama norteamericano ambientado en la guerra civil cumple mañana 70 años y, aún hoy, la epopeya de poco más de cuatro horas de duración se mantiene en el top ten de las películas estadounidenses más grandes de todos los tiempos.

Las celebraciones con motivo de su estreno en 1939 en Atlanta, la metrópolis del sureño estado de Georgia, impresionaron tanto al ex presidente Jimmy Carter de niño, que luego describiría este evento como el "más grande del sur de mi época". Un gobernador de Georgia declaró festivo en su estado la fecha del estreno.

Ningún otro filme ha fascinado tanto a la madre patria del cine como la crispante relación amorosa entre la apasionada e igualmente orgullosa hija de granjero Scarlett O'Hara y el osado pero increíblemente encantador Rhett Butler.

Diez Oscar ganó Lo que el viento se llevó, un récord, que sólo fue superado 20 años más tarde por Ben Hur. Además, la legendaria escena del beso entre Gable y Leigh se mantuvo aún más tiempo como número uno en el ranking de los "mejores besos cinematográficos de todos los tiempos". Recién el tierno vampiro Edward (Robert Pattinson) y la joven Bella (Kristen Stewart) en Twilight lograron desplazar a la pareja de cine de los años 30.

Aún en el año 2005 en una votación del American Film Institute (AFI) las últimas palabras de Gable a su amada, "Francamente, querida, me importa un bledo", fueron elegidas como la mejor cita en la historia del celuloide.

Ni siquiera llegó a cuatro millones de dólares el dinero que entonces tuvo que soltar el gigante de Hollywood Metro Goldwyn Mayer para llevar a escena el melodrama de los días de guerra del siglo XIX. El estudio fue recompensado con ingresos a nivel mundial de 400 millones de dólares, es decir, 100 veces la inversión.

Hasta el momento ningún productor, ni director ni estrella de cine se animó a hacer un remake de este clásico insuperable al que el libro en que se basó la película, la novela de 1.000 páginas que fue distinguida con el premio Pulitzer, fue durante medio siglo el bestseller de todos los tiempos.Sólo el aprendiz de mago Harry Potter de J.K. Rowling le disputó el puesto.

La escritora de Lo que el viento se llevó, Margaret Mitchell, una periodista local de Atlanta, no tuvo posibilidad de repetir su éxito literario. En 1949, con apenas 50 años, fue víctima de un accidente de tráfico, culpa de un conductor de taxi alcoholizado. Cuatro décadas más tarde, sus herederos finalmente accedieron y autorizaron una continuación de la novela, aunque no en el sentido de Mitchell.

Alexandra Ripley, una autora proveniente como Mitchell del Sur, escribió la segunda parte, Rhett, que en 1991 apareció en Estados Unidos. Si bien ni se acercó en volumen de ventas a las del original, fue exitosamente adaptada para televisión. En 2011 caducan los derechos de autor de Lo que el viento se llevó. Entonces cada cual podrá dar rienda suelta a su fantasía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios