100 añosde cifras y arte

  • La obra social de CajaGranada abre al público una colección permanente sobre su patrimonio artístico

¿Qué amante del buen arte no sueña con sumergirse en un universo repleto de Mirós, José Guerreros y Picassos? Desde ayer, el Museo de la Memoria de Andalucía de CajaGranada abre al público más de un centenar de piezas pictóricas, escultóricas y plásticas desde el siglo XVI hasta el XXI, en una colección permanente que navega entre la tradición y la vanguardia.

Obras, adquiridas durante los 100 años de actividad de la Caja, que salen al encuentro del ciudadano para compartir el valioso artístico y la identidad cultural granadina.

En esta selección, ayer inaugurada por el presidente de CajaGranada, Antonio Jara, su principal aliciente reside en las firmas de las obras que la componen. El público, que puede acceder de manera gratuíta a la colección, tiene la oportunidad de disfrutar de piezas de artistas referentes a nivel internacional, nacional y muy especialmente andaluz y granadino.

Para acoger esta amplia y sobre todo heterogénea colección se han instalado cinco bloques diferenciados que hacen del museo un espacio merecedor de esta obra.

La primera de las salas se centra en el aspecto de la aquitectura y su proyección geométrica a través de piezas pictóricas, fotográficas y de construcción. Dos maquetas de Alberto Campo Baeza presiden este espacio inicial. Se trata de dos representaciones a pequeña escala de la Sede Central y el Centro Cultural de CajaGranada proyectados por el arquitecto. La depurada y monumental arquitectura de los edificios los convierte en piezas de referencia de la Granada contemporánea y obras señeras de la arquitectura andaluza postmoderna.

Junto a estas maquetas y de manera complementaria también se exponen la visiones urbanas de maestros como Manuel Ángeles Ortiz, Carlos Pérez Siquier y Soledad Sevilla que comparten sala con obras de Kandinsky, Luis Gordillo y Pablo Palezuelo a favor del lenguaje arquitectónico.

El paisaje se presenta como el aspecto principal del segundo bloque de la colección que tiene como protagonistas las obras de dos firmas distantes en estilo y cronología pero igualmente de primer nivel: Sandía ( 1964) de Manuel Ángeles Ortiz y Glorieta Verde (1896) de Santiago Rusiñol, pieza que sería la última adquisición de CajaGranada en 2008. La naturaleza como temática también está presente en la obra de José Guerrero, San Jerónimo (1940) y de Apperley en La Cruz de la Rauda (1925) que aparecen compartiendo sala con Corpus perdu de Pablo Picasso entre otras piezas.

Como no podía ser de otra manera, la colección de CajaGranada también expone el legado artístico que originó el paisaje de la ciudad, su historia y riqueza monumental. El tercero de los bloques envuelve al visitante en un halo romántico y genuínamente decimonónico a través de un conjunto de pinturas y grabados que surgieron de las fascinantes experiencias de viajeros como John Lewis o el barón Taylor.

En consonancia con este gusto por lo oriental que despertó Granada, el artista escocés David Robert pintó la obra que presiden la tercera sala: Fortaleza de la Alhambra(1838) es probablemente y según los comisarios, la joya artística de la colección que también alberga obras de los españoles Martín Rico (protagonista en la actualidad de una exposición en el Prado), Domínguez Bécquer, Gómez Moreno o Fortuny.

Este bloque central también lo componen planos alhambrescos, grabados del XIX y manuscritos nazaríes de los siglos XII y XIV.

La pintura costumbrista y el protagonismo artístico de la mujer española constituyen el eje central del cuarto bloque. Obras ancladas en una tradición que sería punto de encuentro con las vanguardias históricas. La exposición incluye la pieza Granadinas de López Mezquita, La Joven Ansotana de Manuel Ángeles Ortiz junto a la Carmen Amaya de Eduardo Arroyo.

El quinto y último de los bloques está dedicado a las creaciones más actuales. Las obras de artistas internacionales y nacionales de referencia protagonizan este espacio heterogéneo conectado por el gusto por el arte español de sus autores. Es el caso de Andy Warhol, Francis Bacon pero también de José Guerrero, Manuel Rivera o Joan Miró.

La colección alberga piezas de los artistas granadinos más importantes. Esta colección , basada en la memoria artística de Andalucía convierte al museo que la acoge en el máximo exponente de la obra de Manuel Ángeles Ortiz. La muestra de CajaGranada contiene un total de ocho obras del artista, cinco cuadros y tres cerámicas.

La colección tiene previsto ampliarse con una una serie de exposiciones de carácter temporal pertenecientes al patrimonio de la entidad. Más de 170 joyas artísticas de firmas como Picasso, Miró, Guinovart o Munch entre otros muchos.

El presidente de CajaGranada, Antonio Jara, se mostró ayer satisfecho con la inauguración de "una iniciativa simbólica con un alcance especial para la entidad", cuyo equipo de gobierno decidió hace tres años poner a disposición su patrimonio cultural. "La sustracción artística no casa bien con el compromiso social expreso en las bases fundacionales de la entidad", explicó.

Jara, que confesó tener la aprobación del grupo BMN para la colección, consideró la clientela de la entidad como el principal destinatario de esta exposición permanente. Para diferenciarla del resto de visitantes, CajaGranada estudia la organización de visitas al Museo de Andalucía. " Hay que premiar la fidelización de nuestros clientes en estos momentos de crisis", destacó Jara.

El presidente confirmó que "la actual coyuntura de crisis financiera no permite a la Caja incrementar su patrimonio por el momento, pero mantiene su compromiso de futuro". Por otro lado y pese a los tiempos turbulentos, la actividad de la Obra Social CajaGranada se mantendrá con iniciativas como esta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios