El aura de una violinista única

  • La violinista alemana Anne-Sophie Mutter demostró su elegancia sobre un escenario en un concierto para el recuerdo de una artista a la que reclamó Karajan con apenas 13 años.

Aunque parezca un titular tópico, cuando Anne-Sophie Mutter aparece sobre el escenario, las palabras que llegan a la mente son éstas: gran dama del violín, porque su aspecto físico es elegante y su virtuosismo, indudable. Apareció con un vestido palabra de honor ceñido, largo hasta los pies, color turquesa. Y tocó bajo el cielo de julio aunque un rato antes había confesado que en Granada será, probablemente, la única vez que actúe al aire libre.

El de anoche tuvo el aura de los grandes conciertos. Estaba patrocinado, además, por Cosentino, una de las grandes firmas del lujo de nuestro país. Era el tipo de concierto al que hubiera asistido la Reina Sofía, tan amante de nuestro Festival.

La de Anne-Sophie Mutter era una de las visitas más ilustres y esperadas del Festival Internacional de Música y Danza de Granada en su 64 edición. Una expectación totalmente justificada.

La admiración hacia esta intérprete que debutó en 1976 apadrinada por Herbert von Karajan aumenta cuando, al profundizar en su vida nos enteramos de su faceta humana, que aún la engrandece más. Anne-Sophie Mutter no es de esas divas escondidas y esquivas que viven en su torre de cristal ajenas a todo lo que no sea su arte.

No sólo fundó los Freundeskreis der Anne-Sophie Mutter Stiftung en 1997, para promocionar internacionalmente a los nuevos talentos, sino que los proyectos benéficos ocupan gran parte de su existencia. Su compromiso social es intenso. También dedica un gran número de conciertos a causas médicas. En 2011 fue galardonada con los Premios Brahms, Erich-Fromm y Gustav-Adolf.

En enero de 2015, nombrada Honoris Causa en el Keble College de la Universidad de Oxford; en 2013 Miembro Honorario de la Academia Americana de Artes y Ciencias y, en enero de ese mismo año, recibió la medalla de la Sociedad Lutoslawski de Varsovia. En 2008, recibió el Premio Internacional de Música Ernst von Siemens y el Premio Leipzig Mendelssohn. La lista de reconocimientos no acaba aquí para Mutter.

La gran dama del violín, una de las intérpretes más reconocidas y famosas del mundo, actuó acompañada del pianista Lambert Orkis, con quien forma pareja musical desde 1988.

Anteriormente, Orkis actuó junto a Mstislav Rostropovich, lo que da idea de la magnitud de su calidad artística. Brahms, Respighi y Ravel sonaron como nunca a manos de esta pareja de intérpretes excepcional para la que abren sus puertas los mejores auditorios del mundo.

Después de verla, se entiende que sea una referencia y que nadie pueda desbancarla desde que el maestro Karajan la invitó a tocar con la Filarmónica de Berlín, con solo 13 años de edad. Años después sigue conquistando los escenarios del mundo con su simpatía y nivel artístico.


Vídeo: VNews

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios