Las bondades de la ficción

DE la ficción y de "sus capacidades medicinales". De la literatura y de su poder para "entablar relaciones más sólidas con el otro". De Andalucía y del enorme poder fascinador que ejercen en él su cultura y su arquitectura. De todo eso habló con la firmeza de un Premio Nobel de Literatura el escritor turco Orhan Pamuk, que protagonizó anoche una de las citas más interesantes del Mapfre Hay Festival Alhambra 2009. Considerado como uno de los novelistas y ensayistas más influyentes del mundo oriental, Pamuk se refirió a su nueva novela, El museo de la inocencia, que Mondadori publicará en España en octubre.

El autor de Me llamo Rojo, El libro negro, esa obra que deslumbró a Juan Goytisolo; o Estambul, ciudad y recuerdos contó ayer entre los periodistas que disfrutaron antes de su charla que en cualquier manual de Historia de su país puede verse "una representación islámica de España y de Andalucía, y en todos los institutos de Turquía hay imágenes de la Alhambra o de la Mezquita de Córdoba". Esta presencia significa "la manifestación del poder de la cultura islámica", pero también "ese vínculo entre el Islam y lo occidental", y él se interesa, "sobre todo, por esta segunda parte".

Este escritor que ha tenido serios problemas en su país por decir lo que piensa, pero que "siempre" seguirá "defendiendo la libertad de expresión", no pierde las esperanzas de que Turquía ingrese en la Unión Europea, si bien es consciente de que ambas partes "están un poco cansadas de este tema".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios