Ciencia hoy

Una bóveda celeste a ras del suelo

  • El Parque de las Ciencias instala en la Facultad un planetario itinerante para asistir en vivo a la vida en el Universo y hacer un viaje desde la formación del Sol hasta la actualidad

Debajo de un telón redondeado inflado de aire, uno se siente un poco más pequeño que debajo del mismísimo cielo. Una bóveda hace las veces de universo y un proyector se acerca a través de un zoom a cualquiera de los cráteres de la luna. Es el universo a apenas un metro de distancia... Para ver lo que vio Galileo hace 400 años sólo hay que introducirse en esta pequeña bóveda celeste.

El Parque de las Ciencias ha instalado en el vestíbulo de la Facultad de Ciencias su planetario itinerante. Durante veinte minutos y hasta el próximo viernes, todo el que visite ese telón de aire puede ver en vivo y en directo cualquier lugar del planeta en el tiempo y hora que se desee. Ayer, durante la presentación del planetario, le tocó a Granada. En una demostración guiada por el técnico del Parque, Manuel Roca, el público pudo ver cómo sería la evolución del cielo desde las 14.49 hasta las 22.53 horas y notar el movimiento de la tierra en un solo minuto fijándose en una estrella diminuta.

Organizado por el museo y por la Universidad de Granada, la instalación del planetario en Ciencias se incluye en el ciclo Una Universidad, un Universo (U4) en el marco del Año Internacional de la Astronomía. Con sesiones por la mañana y por la tarde, el programa digital La formación del Sol rememora cuáles fueron las etapas del nacimiento del sistema solar desde la condensación de la nube inicial de gas y polvo cósmico hasta la formación final, con una enorme esfera de hidrógeno que se convirtió en el sol que vemos hoy y todos los planetas rodeándole.

Sesión en vivo

Una sesión en vivo permite distinguir que esa estrella que tan frecuentemente confundimos con una estrella 'cualquiera' y que brilla más que ninguna es en realidad Júpiter. Acercándose a ella en pocos segundos, se puede ver este planeta tal y como lo vio Galileo cuando se le ocurrió apuntar a él con su telescopio.

Los espectadores, desde el suelo y mirando hacia arriba pueden viajar a cualquier lugar del cielo y observar en pocos minutos sucesos que tardan horas, meses o años en producirse.

Un solo proyector, colocado en medio del planetario, permite seguir las trayectorias de los planetas, tanto vistos desde el nuestro, como desde el centro del sistema solar y asistir a espectáculos que ocurren sólo de vez en cuando como los eclipses de Sol y de Luna o la aparición de cometas viajando en el tiempo y remontándose a algunas de las zonas desde las que hayan sido visibles.

El público puede comenzar a reconocer estrellas y constelaciones como las del Águila o la del Cisne y apreciar sus formas, a orientarnos por medio del cielo a través de una única estrella, o a saber qué personajes mitológicos están representados en él y la historia que encierran, tales como Casiopea, Ceceo, Andrómeda, Pegaso o Perseo gracias a las 'instrucciones' de técnicos del Parque, que acompañarán al visitante en este paseo por el Universo.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, Antonio Ríos, anunció ayer durante la presentación que esta actividad volverá a tener lugar durante la Semana de la Ciencia el próximo mes de noviembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios