El brillo oculto de la Luna

  • Roger Waters llevará este viernes al campo de fútbol de Atarfe el montaje sobre el disco 'The dark side of the moon', una de las grandes obras maestras de Pink Floyd

Fue un mazazo de sonido en los sentidos. Nadie se lo esperaba. Por eso su irrupción en el mercado discográfico supuso toda una sorpresa. Pink Floyd ya llevaba años buscando hacer una obra redonda, magistral, conceptual. Fue en las sesiones de grabación de The dark side of the moon, en los estudios Abbey Road, cuando el grupo encontró por fin el tono que estaba buscando, la manera de combinar blues, soul, música concreta, música experimental y rock, la expresión total. El disco fue revolucionario. El próximo día 9, podrá escucharse en Granada de la mano del líder de Pink Floyd, Roger Water. 35 años después de haber surgido, sigue vivo y vigente.

The dark side of the moon fue un disco meticulosamente improvisado. El grupo se metió en el estudio a comienzos de 1972, pero no sería hasta el mes de junio en que se puso a trabajar en serio sobre algunas ideas conceptuales: Roger Waters, autor de todos los textos, quería que Pink Floyd abandonase se imagen de banda psicodélica y se adentrase más en los vericuetos del rock. También analizar el fenómeno de la locura humana tras lo que le había ocurrido al fundador de la banda, Syd Barrett, que perdió la cabeza con el LSD y tuvo que ser sustituido por el guitarrista David Gilmour. The dark side of the moon era un paseo, en realidad, por la cara oculta del mundo, por la pasión desquiciada del dinero (Money), el desprecio de Occidente hacia el Tercer Mundo (Us and them), la locura de Barrett (Brain damage) o el inexorable paso del tiempo (Time), todo ello aderezado por voces en off en las que Waters había empleado un curioso método: durante semanas se dedicó a invitar a gente al estudio y, en unas cartulinas, les hacía preguntas que debían responder rápidamente mientras él grababa sus voces. Aquellas declaraciones, que aparecen casi como mensajes ocultos a lo largo del disco, iban haciendo de hilo con conductor argumental de la obra obra.

s El disco iba a llamarse, en pri principio, Eclipse, pero un grup grupo que pasaría sin pena na ni gloria se adelantó y Pi Pink Floyd tuvo que recurrir a un nuevo título. Para grabarlo, la banda se rodeó de tremendos músicos, como la cantante Clare Torry, que hace las voces en The great gig in the sky, uno de los temas más conmovedores de toda la obra, cuya única letra son una de las voces grabadas por Waters en las que alguien dice: "No le tengo miedo a la muerte, ¿por qué habría de tenerlo?". El saxofonista Dick Parry fue uno de los grandes hallazgos del trabajo, así como el ingeniero de sonido, un entonces desconocido, de cara al público, Alan Parsons, quien dio ideas y mucha libertad a la banda. Eso se puede apreciar en el documental Pink Floyd live at Pompeii, en el que se recogen imágenes de los primeros días de grabación de The dark side of the moon con momentos tan impagables como el que muestra a Roger Waters experimentando con un secuenciador para el tema On the run.

Cuando la obra fue publicada en enero de 1973, muchos de los temas ya eran conocidos por el gran público, que se lanzó a comprar el disco literalmente. En Inglaterra se llegaron a vender 800.000 discos en unas pocas semanas y el single Money llevaba al cuarteto británico al número 1 de las listas norteamericanas por primera vez. El LP se tiró la cartelera de 14 años en las listas de los discos más vendidos de Gran Bretaña. Se convirtió en un clásico, en una obra maestra del rock sinfónico, y en una absoluta referencia musical que tendría su continuación, tres años después, con Wish you were here.

El espectáculo que llega al campo de fútbol de Atarfe de la mano de Roger Waters es la interpretación, en directo, del álbum al completo, con las canciones en el mismo orden que en el disco y una absoluta fidelidad al sonido y la interpretación original. Waters viene acompañado de una legión de músicos que tocan la obra sin apartarse del guión original, como si en realidad estuvieran leyendo una partitura, algo que los fans han reprochado de los guitarristas, que hacen exactamente lo que hacía David Gilmour. Pero lo que Waters busca, ante todo, es trasladar la experiencia de los Pink Floyd de hace 35 años al público de hoy.

El concierto de Roger Waters en Atarfe, cuyas entradas oscilan entre los 65 y los 120 euros, se divide en tres partes y dura más de dos horas y cuarenta y cinco minutos. La primera parte se integra por una antología de piezas de los discos The Wall, Wish you were here, Animals y The final cut. Así la gente podrá escuchar temas como In the flesh, Mother, Shine on you crazy diamonds, Wish you were here o Sheep, algo que puede volver locos a los incondicionales de la banda. La segunda parte estará integrada exclusivamente por The dark side of the moon, en tanto que la tercera, la que corresponde a los bises, será un repaso a lo mejor de The Wall, con el tremendo Another brick in the wall como cierre. Waters, en anteriores conciertos, se hace acompañar por un coro de niños locales para el último tema.

Aparte de la música, el montaje que el bajista de Pink Floyd trae a Granada es, sencillamente, impresionante. Una pantalla sincronizada con la música va escupiendo imágenes sin cesar. También estará el famoso cerdo de Animals flotando sobre el público en determinados momentos. Uno de los momentos visualmente más interesantes será la introducción de The dark side of the moon, Speak to me, que muestra a la luna mientras una nave espacial se va acercando al compás del latido de un corazón. También es poderosa la magia de On the run, con imágenes que, al ritmo de la música, recuerdan el viaje final y extasiado de Stanley Kubrick en 2001: Una odisea espacial.

Será, en definitiva, un concierto inolvidable para los fans de Pink Floyd, con un Waters que ha elegido Granada como la única ciudad española en la que tocará este año. Será el reencuentro con uno de los discos más formidables de la historia del rock. Será un viaje al brillo oculto de la luna. La luna de Roger Waters.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios