"La calidad de 'El Mesías' es tan buena que siempre parece su primera vez"

  • Van Beek dirige hoy a la OCG junto a siete coros diferentes para interpretar el oratorio más sublime de Händel en el Palacio de Congresos en el concierto más tradicional de estas fechas

"La calidad de las notas del Mesías de Händel es tan buena que cada vez que se realiza es como si fuera su primera vez". Arie Van Beek se pone en la piel del compositor alemán para interpretar hoy su monumental oratorio junto a la OCG. Dicen que cuando lo compuso, en tan sólo tres semanas -algo insólito-, Händel se entregó a la composición de esta obra con un afán desmesurado: dormía y comía apenas lo indispensable porque quería ofrecer al público una obra magistral. Van Beek le pone un empeño parecido en sus ensayos. Baja al patio de butacas si es necesario, para dirigir a la masa coral cuerda por cuerda. Gesticula exageradamente. Sonríe y da instrucciones al gran coro que le acompañará esta noche para que suene sublime.

Para Van Beek, ésta es sin duda su "mejor obra", aunque tiene "otras más características como el oratorio Judas Macabeo". De hecho, en el Mesías, Händel abandona sus influencias anteriores con innovaciones al barroco tardío.

Unas 300 personas cantarán hoy el texto del Mesías. Siete coros unidos por el director holandés y la música de la OCG. "Cuando Händel lo hizo por primera vez en Inglaterra -cuenta- lo hizo con cientos y cientos de personas, un coro gigantesco... aunque actualmente la gente piensa que la música barroca es para un grupo más reducido pero no es la costumbre. En Londres fue todo gigante".

Allí, el compositor tuvo problemas, puesto que el gran estreno fue en 1742, en el teatro New Music Hall de Dublín, que ofendió a los eclesiásticos porque Händel hubiera escogido un teatro para interpretar un tema sacro.

En Granada, será el Palacio de Congresos el escenario para escuchar el Mesías. Toda una novedad en este tradicional concierto navideño que, en sus anteriores ediciones, se ha celebrado en el Auditorio Manuel de Falla, que está de obras.

Arie Van Beek dirigirá de nuevo a la Orquesta granadina. Ya lo ha hecho otras veces y no descarta volver a hacerlo. "Quién sabe", dice.

Esta tarde, a partir de las ocho, tendrá la ocasión de poner en práctica todos los ejercicios que durante los últimos días ha realizado con los coros en el Teatro José Tamayo. Sonará el Aleluya. La armonía de las voces cargadas de expresividad. Como explica el director, "musicalmente hablando lo que la hace más bella es cómo combina los distintos números de la obra. Partes que son muy tristes y partes alegres... son muy emocionales para una persona".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios