La cara más acústica de los 'animales'

Comentarios 1

ERA tan raro eso de que el público aguantara sentado en un concierto de Pereza que apenas tuvieron que sonar unas cuantas canciones para poner en pie a un Palacio de Congresos lleno a rebosar. Llegaron en un formato más íntimo y con unas canciones que sonaban más acústicas que nunca, las mismas que han hecho del disco Aviones la puesta de largo del dúo madrileño en la escena musical en este país. Si hasta el mismísimo Joaquín Sabina se quita el bombín con ellos y no escatima elogios ni piropos hacia los dos músicos que comparten talla de pantalón con él, debe ser por algo...

Con simpatía y una sintonía entre ambos más que evidente, Rubén y Leiva fueron cantando al público todo el rock que cabe en sus canijos cuerpos. Una a una sonaron buena parte de las canciones de su último trabajo, desde la incendiaria Windsor hasta la emotiva Lady Madrid pasando por la pasional historia de Violento amor. Todas tuvieron cabida en un concierto que tampoco quiso olvidarse por completo del lado más salvaje y eléctrico de los animales, así que como no podía ser de otra manera, hubo también lugar para Aproximación, Princesas, Estrella Polar, Todo, Animales o Yo pienso en aquella tarde, convertidos ya en himnos para un público que había agotado desde hacía días las entradas para el concierto. Viven en uno de sus mejores momentos creativos, dicen, y sobre el escenario ya no sólo se divierten, sino que consiguen hacerse más y más grandes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios