El carnaval de las letras y los best seller

  • Escritores y editores reflexionan sobre la palabra maldita: best seller. Las casetas de la Feria del Libro venden a los ganadores de antemano, a los éxitos de ventas

Un millón de personas, además de ver un partido de fútbol, también pueden ponerse de acuerdo para leer un buen libro. Esta hipótesis lo convertiría en un best seller, palabra maldita en muchos ambientes literarios. Pero, ¿alguien discute la calidad de Cien años de soledad, de García Márquez. Y sin embargo es un best seller.

· CHRIS STEWART

1La literatura es curiosa, porque Entre limones es una colaboración con mi editora y no me gustó nada cómo quedó hasta que empezó a vender muchos ejemplares. Yo sacrificaría hasta la ex-comunión para vender más. Es una ironía, claro. Tengo muchos lectores y casi suficientes, pero cualquier escritor tendrá ganas de tener más lectores, pero francamente no me importa, aunque sin renunciar nunca a mis principios. Mi hija, que está estudiando Literatura Hispánica, acaba de leer La familia de Pascual Duarte, de Cela, y es una barbaridad cuando me explicó de qué se trataba. Cela era un facha, y tampoco renunció a sus principios. Yo tengo muchas discusiones con mi editora, es muy dura y autócrata, ella tiene sus ideas y las mías son muy diferentes. Hace falta un editor.

2Me hubiese gustado escribir un montón de libros. Quizás un libro que se publicó en español, de Laurie Lee, de quien hay una estatua en Almuñécar. Era un escritor, poeta y caminante inglés que escribió Una mañana de verano de 1934, un título horroroso publicado como la mitad de un díptico español. Escribió sus aventuras viajando por España un poco antes del comienzo de la Guerra Civil. Es una pasada de libro.

·EVA DÍAZ

1Soy partidaria de una tercera vía, de tener respeto por el lector y escribir cosas interesantes pero sin renunciar a lo literario. Vender no es incompatible con hacer una cosa de calidad aunque en algunas ocasiones hay ejemplos de productos más que de libros. En este aspecto hay casos de libros bastante malos que se están subiendo a ciertos carros. Yo no renunciaría a nada y creo que todo lo que he hecho hasta ahora tiene la parte de sinceridad y de autenticidad que también valoran los lectores sin acoplarte a las modas o los intereses del mercado. Soy periodista y recibo muchos libros con títulos que están marcados por la moda o tendencias del momento. Yo, que hecho algunas novelas históricas, casi he tenido que justificarme y explicar que es un proyecto literario serio.

2Yo siempre pongo el ejemplo de best sellers que forman parte de la mejor literatura, caso de Cien años de soledad, de García Márquez, que evidentemente me hubiese gustado firmarlo, o incluso El Quijote, o las Memorias de Adriano, de Margarita Yourcenar. Pero hay que escribir lo que sientes, lo que necesitas, y si funciona estupendo, y si es al contrario no pasa nada.

·ANDRÉS NEUMAN

1Me hubiera encantado escribir El Quijote, que el mejor best seller de todos los tiempos. Es algo obvio. Soy perfectamente incapaz de escribir El Quijote pero me hubiese encantado poder escribirlo. Me hubiera gustado escribir un solo verso de los Poemas humanos de César Vallejo.

2Sacrificaría lo que ya sacrifico, que son horas de sueño. Es que no se trata de sacrificar. Cada escritor tiene su camino, que a veces atrae a muchos lectores y otras veces no. Pero mi pregunta es, ¿qué sacrificó García Márquez para ser un best seller? Nada. Parece que para encontrar muchos lectores tienes que bajar el listón de calidad, y esto es verdad si escribes literatura de consumo, que nace para eso. Pero un escritor literario puede ser Borges y tener éxito a los sesenta, ser García Márquez y escribir Cien años de soledad que es un compendio de sus libros anteriores, o ser un gran escritor y vivir en el anonimato. No creo que se dupliquen las ventas al renunciar a algo, al menos en los escritores literarios.

· ANA DEL ARCO

1Una forma de aumentar el volumen de ventas es distribuir los libros en grandes superficies, quioscos, aeropuertos... Aunque los distribuidores opinan que estos puntos de venta no admiten determinados libros. Hay títulos cuyo destino es la librería especializada. No utilizaría como estrategia comercial la venta de libros en saldo ni los productos de reclamo.

2Me gustaría rescatar un original olvidado, de esos que pasaron por muchas editoriales pero que nadie tuvo el acierto de descubrir. De los libros ya editados el Ulises, Tirano Banderas, El cuaderno dorado.

·ÁNGEL ESTEBAN

1Sacrificaría el 30 por ciento de los derechos de autor que generan mis obras. Claro, como no generan mucho no hay problema, pero si fuera Ruiz Zafón me lo pensaría, pero como no lo soy...

2El perfume de Süskind me parece una novela magnífica. El personaje que crea, capaz de hacer olores, perfumes perfectos... Es a la vez un hombre muy sensible y un asesino sin escrúpulos. Es uno de los personajes más fuertes de la literatura del siglo XX.

·RAFAEL GUILLÉN

1Si tuviera que duplicar ventas sacrificando algún libro sacrificaría a los lectores. No renuncio a nada porque hago lo que quiero hacer y lo demás no es cosa mía.

2Es conocida mi admiración por muchos escritores. Me gustaría haber firmado Confieso que he vivido de Pablo Neruda y El contenido del corazón de Luis Rosales. Otro libro de alguien que no es poeta es La condición humana de Malraux, con la revolución comunista china de fondo. Lo que me interesa de estos autores y estos libros es que son personas que tienen detrás mucha vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios