Ciencia hoy

A la caza de estrellas gigantes

  • El telescopio Hubble capta por primera vez con detalle las imágenes de dos de las estrellas más grandes de la galaxia en una campaña que dirige Jesús Maíz, del IAA

El telescopio Hubble de la NASA y la ESA ha captado por primera vez con detalle las imágenes de dos de las estrellas más grandes de la galaxia, descubiertas recientemente, según informó ayer la Agencia Europea del Espacio en un comunicado. El investigador Jesús Maíz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), dirige la campaña de observación

Las fotografías muestran a las estrellas WR 25 y Tr16-244, situadas dentro del grupo Trumpler 16. Este puñado de estrellas se encuentra a su vez dentro de la nebulosa Carina, un inmenso caldero de gas y polvo que dista unos 7500 años luz de la Tierra. La nebulosa contiene varias estrellas explosivas, entre las que destacan las mencionadas y la famosa estrella azul Eta Carinae, que es la más luminosa de todas.

Estas estrellas explosivas son brillantes, producen increíbles cantidades de energía y emiten la mayor parte de su radiación en el espectro ultravioleta, por lo que se muestran en color azul. Además, son tan potentes que queman su fuente de hidrógeno más rápido que otras clases de estrellas. "Dentro del mundo de las estrellas, se diría que siguen el lema de 'vive rápido y muere joven", ilustran los expertos, que aseguran que cuerpos como WR 25 o Tr16-244 son "relativamente raros" en comparación con otros tipos "más fríos".

Ambas estrellas despiertan el interés de los astrónomos por su relación con las nebulosas que forman estrellas, y podrían haber influido en la estructura y evolución de las galaxias.

Según los científicos, WR 25 es probablemente la más grande e interesante de las dos. Su verdadera naturaleza fue revelada hace dos años cuando un grupo internacional de astrónomos descubrió que se compone de al menos dos estrellas, siendo una de ellas 50 veces la masa del Sol. Sin embargo, está perdiendo masa aceleradamente a causa de los vientos estelares que han eliminado la mayoría de sus capas ricas en hidrógeno.

Las estrellas de gran tamaño se forman normalmente en grupos compactos. Con frecuencia, las estrellas individuales están físicamente tan próximas unas a otras que es muy difícil verlas como objetos separados a través de los telescopios. Así, con la observación en profundidad realizada por el Hubble se ha descubierto que el sistema de Tr16-244 se compone realmente de tres estrellas.

Por otro lado, WR 25 y Tr16-244 parecen ser las fuentes de la radiación que está provocando que un glóbulo de gas en el interior de la nebulosa Carina se evapore lentamente en el espacio, al mismo tiempo, que induce la formación de nuevas estrellas en el nebulosa.

Además, los científicos estiman que la radiación podría ser responsable también de la particular forma que ha tomado el glóbulo, parecido a una mano apuntando desafiante hacia ambas estrellas gigantes.

Maíz dirige la campaña de observación que emplea el Telescopio Espacial Hubble y varios telescopios situados en España, Argentina y Chile para construir un catálogo de estrellas masivas de la Galaxia (de más de treinta masas solares). Se trata de estrellas muy brillantes y más bien escasas que queman pronto su combustible y tienen vidas cortas, de cientos de millones de años, en comparación, por ejemplo, con estrellas de tipo solar que viven miles de millones de años. Sin embargo, influyen en la estructura y evolución de las galaxias y su estudio permite profundizar en el conocimiento de las nebulosas de formación estelar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios