La clásica guinda de cualquier festín: 'Café, copla y puros'

  • Rafael Estévez y Nani Paños ofrecieron una lección magistral de modernidad en el Isabel La Católica

El espectáculo Flamenco XXI: Ópera, café y puro tenía la poderosa y arriesgada tarea de hacer llegar al público del Teatro Isabel La Católica el sentimiento del cante y la danza española a flamencólogos y novatos en el arte gitano. Y supieron hacerlo.

Tarantas, carceleras, cañas, la zambra, bulerías, tanguillos, fandangos, seguiriyas o guajiras acompañaron a la docena de secuencias que anoche se convirtieron en auténtico homenaje a las raíces más puras.

El nacimiento de los cafés-cantantes volvió a resurgir anoche a golpe de tacón y palmas. La aparición del bailarín principal vestido totalmente de negro y la sobriedad de sus ademanes iba marcado por el compás de una voz en off: "En la España del siglo XIX…". Poco a poco seis damas de la época hacen su aparición en escena mientras van dialogando a través de sus gestos con los más cercanos, a la vez que con el público.

"En la Gran Vía de mimos se forrarían", susurró alguien mientras observaba el espectáculo. A modo de resumen serviría para denotar la quietud y viveza en el gesto de los bailarines. Fueron doce piezas a modo de secuencias en las cuales movimientos cercanos a la mímica enraizados en pasos de flamenco hicieron de la obra una puesta inusual y arriesgada, sin perder lo clásico y puro en esencia.

Los detalles fueron elegidos con minuciosidad. La música incluyó obras de Álbeniz, Granados, Sopeña o Camilla Saint-Saëns. Y el montaje, también contó con la colaboración y la sensibilidad de figuras como Antonio Ruz, antiguo alumno del Ballet de Victor Ullate y la prestigiosa bailaora Concha Jareño.

Figuras como La Niña de los Peines, Sabicas, Antonio Pavón, Mairena y Miles Davis se dieron la mano y unieron voces para acompañar a Rafael Estévez y Nani Paños en su ambición por ser más papistas que el Papa en eso de la danza y la modernidad.

Para ellos lo más importante era que los más jóvenes conocieran a las figuras que han ido forjando la danza en nuestro país, como Antonio El Bailarín, Pilar López, Vicente Escudero o Argentinita fundamentales para conocer el baile y las posibilidades que éste ofrece para seguir innovando.

Los artífices del espectáculo de anoche tuvieron sus inicios en un certamen de coreografía en el 2003, donde participaron como artistas invitados y desde donde surgió la creciente necesidad de llevar a cabo sus inquietudes más personales. Al frente de Dospormedio & Cía. tienen ya una considerable trayectoria en el mundo de la danza española, tanto flamenca, clásica y bolera. El espectáculo que ayer trajeron a la ciudad ya pasó por el Festival de Málaga y fue premio revelación de Jerez 2008, avales suficientes para formar parte de la recta final del Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Tras la gozosa noche de la Yerbabuena en el Generalife, Dospormedio cerró por todo lo alto las noches flamencas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios