Los colores conquistan el Rey Chico

  • La joven pintora cordobesa Isabel Ruiz Navarro expone en 'Aigrette' un monólogo de su obra cuya intensidad y emotividad invaden los lienzos sin dejar espacio a la opacidad sentimentall La exposición 'Airette' se podrá visitar en el Rey Chico hasta el próximo 13 de febrero. De lunes a viernes, de 11 a 14 y de 17 a 21 horas.

El arte es el motor que hace funcionar los sentimientos humanos más recónditos, es el instrumento idóneo para dar rienda suelta a las fantasías y también es el mejor catalizador de emociones, lo que convierte a Isabel Ruiz Navarro en una de las artistas más interesantes de Andalucía. El Centro Municipal de Arte Joven Rey Chico brinda en la muestra titulada Aigrette la oportunidad de disfrutar de la juventud, y de la ilusión, de las pinturas de Ruiz.

Ruiz empezó a pintar cuando era una niña, "pintaba los sofás", pero se lo tomó más en serio cuando terminó su licenciatura en la facultad de Bellas Artes de Granada, donde se especializó en Diseño Gráfico. Cuando estudió la carrera se fue de Erasmus a Italia para conocer mejor otras especialidades artísticas, como el grabado, aunque asegura que "la filosofía universitaria es distinta en Italia, allí eres más libre en el aspecto académico".

La artista empezó a exponer sus obras en varios espacios culturales junto a otros autores, pero su exposición en el Rey Chico es su primera experiencia en solitario, por lo que se siente "muy bien, aunque un poco nerviosa". Las obras de Ruiz destacan por su colorido y fortaleza. Ella misma cree que "el color es lo más importante de mis pinturas, quiero destacar la fuerza de los colores, aunque también me fijo mucho en la composición". Si se echa un vistazo a su obra puede recordar la de otros pintores como José Guerrero, el cual "es una de mis influencias, junto a otros pintores que utilizan colores muy intensos". Pese a que debe parte de su estilo a estos creadores, los cuadros de Ruiz tienen vida propia, son una mezcla de vivos sueños con recuerdos melancólicos, se salta de la alegría a la tristeza con un simple reojo.

La ilusión es el ingrediente fundamental para que un joven artista pueda sobrevivir en un panorama donde el arte está infravalorado y es un arriesgado medio de ganarse la vida. "Es un trabajo duro, es muy difícil vivir de esto. Yo tengo que compaginar la pintura con mi trabajo de diseñadora gráfica". El futuro es poco alentador, pero ella es una apasionada de lo que hace. "Disfruto de todo el proceso, desde el principio hasta el final, aunque también sufro mucho hasta que no veo el cuadro terminado". Como artista, es una mujer inquieta ya que tiene otros proyectos, tanto presentes como futuros, entre los que destacan sus pequeños cuadros hechos al estilo collage: "Es a lo que me dedico ahora,y estoy muy ilusionada con ello, aunque también tengo en mente hacer proyectos fotográficos". Arte al estilo puro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios