La 'columna animada' de Alcántara abre la Feria del Libro

  • El escritor y poeta abre esta tarde una edición con un pregón en el Teatro Alhambra sobre literatura y periodismo

La foto que ilustra su columna en prensa lleva años sin cambiar. Aparece a diario con un frondoso pelo negro mientras las canas pueblan a sus anchas su cabeza. Lo que tampoco cambia es su inventiva y su fina ironía. "La posteridad es como una estatua que debería cambiarse por un plato de cigalas". El escritor y poeta Manuel Alcántara inaugura esta tarde la XXVII Feria del Libro de Granada con un pregón en el Teatro Alhambra en el que mostrará las conexiones entre el periodismo y la literatura. Antes, a las 17.30 horas en el Palacio de Carlos V, Antonio Rodríguez Almodóvar presenta El palacio de los cuatro tesoros, un libro de relatos inspirado en la Alhambra.

El decano de los columnistas, enemigo acérrimo de la pedantería, escenificará uno de sus habituales artículos donde el buen humor ya ha confirmado su visita. "En un bar, si ven que el diario es de ayer, lo tiran con desprecio", explica Alcántara para 'quitar hierro' a su trabajo. "Pero nada impide que en ese artículo haya depositadas una gran dosis de ingenio".

Alcántara se subirá al estrado, pero no a un púlpito. "Abunda el género predicador entre los columnistas", explica. "Detesto que un artículo le diga a la gente lo que tiene que hacer porque en mi vida me he atrevido a aconsejar a nadie".

Premio Nacional de Literatura en 1962 por Ciudad de entonces, la poesía de Alcántara se entronca en la Generación del 50, a la que pertenecía el recientemente fallecido Ángel González. "Es una generación de ginebrinos", explica el escritor que hace continuas referencias al gin-tonic en sus columnas. También cita con referencia a la clase política, tachándolos de "charlatanes". "Es que me extraña que haya tantas vocaciones políticas en pueblos muy pequeños", sostiene. Y como 'hombre público', Alcántara se sorprende de que la mayoría la cartas de lectores que recibe dicen estar de acuerdo con la mayoría de sus opiniones, pero no con un determinado artículo. "Si la gente lee un artículo y no está en la línea de lo que piensa le parece horrible por encima de cualquier consideración literaria". Una cosa es segura en el imprevisible escritor: el texto de su discurso saldrá de su famosa Olivetti, con la que ha escrito más de 16.000 artículos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios